La película sobre posesiones, El exorcista, se estrenó en 1973 y, hasta el día de hoy, sigue siendo un gran éxito y marca un precedente en el cine de terror.

Pero antes de siquiera filmarla, debían decidir quiénes formarían parte del elenco. Para el papel de Regan MacNeil – la niña endemoniada del la novela de William Peter Blatty – la producción recibió videos de más de 600 niñas (Laura Dern y Melanie Griffith fueron dos de ellas). Pero ninguna lograba cumplir las expectativas que el director de la película, William Friedkin, para interpretar a la niña de 12 años.

Esto hasta que apareció Linda Blair con su madre en el casting. El director de El Exorcista entrevistó a la niña le preguntó si acaso sabía de qué trataba el libro, si conocía lo que debería hacer al personaje que interpretaría a su madre en la cinta y si acaso sabía qué era masturbarse.

Pero luego de quedar, el rodaje fue de una alta exigencia, ya que estaba lleno de escenas inadecuadas y traumáticas para una niña, además de la sexualización.

Eso sí, algunas partes de El Exorcista fueron interpretadas por dobles, como cuando baja por la escalera como si fuese una araña. Esa escena la actuó una contorsionista  y en otras pusieron muñecos (cuando Regan gira su cabeza).

Asimismo, la voz gutural que se escucha en la cinta la hizo otra mujer y no la entonces pequeña Linda Blair.