Junto a la llegada de septiembre también comienzan las altas temperaturas. A diferencia de otros años, en esta ocasión tendremos que usar mascarilla, la que junto al calor generará más molestia de lo habitual. Pero la incomodidad no es el único problema de este artículo, pues también podría traer consecuencias para nuestra piel.

Entre algunos de los problemas que podría provocar el uso de las mascarillas en nuestros rostros están las ronchas, rosácea, picazón, acné e irritación. Según expertos, el calor y la humedad genera que se cierren los conductos del organismo, que en este caso son los poros. Todo lo anterior podría dar paso a espinillas y puntos negros.

Pero lo comentado no es lo único que podría repercutir en nuestra piel y generar acné. Y es que el factor emocional que se vive con esta pandemia mundial del Covid-19, el calor y las hormonas también son desencadenantes de este problema dermatológico.

Mascarilla

Por esto, unas de las recomendaciones que se hacen para evitar estos inconvenientes en la piel es elegir una mascarilla apropiada. Los dermatólogos recomiendan que la parte interna de estos importantes artículos sea de algodón.

Otro consejo importante que se hace sobre esto es que, si el ambiente en el que estamos lo permite, nos retiremos la mascarilla por cinco minutos. Es importante llevar una correcta limpieza y humectación antes y después de usar esta máscara facial, todo esto para aliviar posibles molestias.