Noticias

Casi pierde un pezón: Director revela secretos de la escena de depilación en Virgen a los 40

Judd Apatow, quien dirigió Virgen a los 40, dijo cómo se logró la escena de la depilación a Andy Stitzer (interpretado por Steve Carell).

virgen a los 40 depilación
Universal Pictures

De todas las escenas semi improvisadas de las películas del director Judd Apatow, la escena de la depilación en el pecho del protagonista de Virgen a los 40 (2005) es una de las más memorables. La secuencia fue tan icónica que, años después, reveló que Steve Carell, el protagonista de la cinta, casi pierde un pezón.

Virgen a los 40: ¿Cómo se logró la popular escena de la depilación a Steve Carell en la película?

La película cuenta la historia de un hombre soltero que no tiene experiencia sexual, Andy Stitzer. Y para lograr que tuviera sexo, sus amigos inician un proyecto para ayudarlo a aliviar su incomodidad con las mujeres.

Luego de que el personaje conoce a la dueña de una tienda, Trish, comienzan a salir. Sin embargo, sus amigos lo convencen de que necesita depilarse el pecho para atraer a otras pretendientes.

Para ello, Andy concurre a un salón de depilación con cera. Donde se desabrocha la camisa y revela una gran mata de pelo, por lo que la especialista le pide más cera a su colega.

En las siguientes secuencias, a medida que le van quitando el pelo, Steve Carell grita por el dolor.

Sobre cómo se logró esta escena, Judd Apatow dijo lo siguiente a Vanity Fair en 2019.

“Steve dijo: 'Solo dispárame mientras me depilo el pecho, porque soy muy peludo y estoy seguro de que me dolerá. Y sería gracioso verme sufrir'”. Comenzó a decir sobre el actor.

“Así que contratamos a una actriz que decía ser una depiladora de pecho profesional. Cuando filmamos la escena, parecía bastante claro que había mentido en su currículum. Steve casi pierde uno de sus dos pezones. Estaba sangrando, tuvimos que usar tecnología CGI (animación por computador) para extraer la mayor parte de la sangre, porque era demasiado preocupante para mirar”.

Y el cineasta añadió lo siguiente. “Paul (Rudd) fue quien notó que se estaba convirtiendo en una forma que parecía una calabaza de Halloween. Y luego, tan pronto como nos dimos cuenta de que parecía Jack O'Lantern, le dijimos al encerador que continuara. Fue muy divertido, y todo se debe a cómo reacciona Steve. En realidad tiene un dolor intenso, pero se mantiene completamente en el personaje, hace bromas mientras básicamente lo torturan”.