El director Peter Jackson recientemente confesó que los Beatles vivos se negaron a censura de Disney en Get Back, después de que la compañía pidiera que todas las groserías presentes en el documental fueran reemplazadas. Frente a esto, los encargados de defender el material fueron Paul McCartney y Ringo Starr, quienes convencieron a Disney de no aplicar el cambio.

La serie de tres partes dirigida por Peter Jackson muestra el proceso creativo de los Beatles detrás de su penúltimo álbum: Let It Be. Llegando a un total de 7 horas, la serie también incluye el último concierto (completo) en vivo que realizaron los ingleses como banda, el cual se realizó en el techo de Savile Row en Londres.

Sin quejas de los Beatles

Conversando con el medio NME, el director de El Señor de los Anillos recordó la reacción de Starr y McCartney cuando vieron por primera vez el documental. Para sorpresa del director, ninguno de los dos pidió que se realizaran cambios en el largometraje.

«Cuando por fin tuvieron la oportunidad de ver la película terminada, estaba esperando notas,» dijo Jackson. «Hubiese sido normal recibir una nota diciendo: ‘Oh, esa parte donde dije eso – podrías cortar eso? O ‘Podrías acortar esa conversación de ahí?’ Y no recibí ninguna nota. Ningún pedido para hacer nada.»

«Uno de ellos dijo que mientras veía la película, pasó por la experiencia más estresantes de su vida. ‘Pero no te voy a dar ninguna nota.'»

Peter Jackson describió cómo el aspecto real era muy importante para la banda, quienes, junto a la antigua esposa de George Harrison, se negaron a la censura de Disney en Get Back, donde buscaban remover las groserías.

«Paul lo describe como algo super crudo,» Jackson añadió. «Él me dijo: ‘Esto es una muy buena representación de cómo éramos en ese entonces.’ Ringo dijo: ‘Es real.’ La realidad que tiene es importante para ellos. No quieren que se censure nada. No querían que fuese sanitizado.»