Desde que se anunció que Lady Gaga sería parte de House of Gucci, la película se posicionó como una de las más esperadas del año. Y es que no solo significa el regreso de la artista al cine tras su éxito con A Star is Bornsino que también es una total transformación a lo que se suele conocer de ella.

Tras meses de espera, finalmente esta aquí. La segunda película en el año de Ridley Scott llega a los cines este 25 de noviembre y ya se perfila como un evento fílmico imperdible. Sin embargo, ¿logra realmente cumplir las expectativas?. Y ante los ojos de la pronta temporada de premios, ¿Cuáles son sus opciones para los Premios Oscar? 

House of Gucci: Un drama que no logra despegar

Tras el primer trailer de House of Gucci, ya era claro lo que podríamos ver. Una glamuroso drama sobre una historia real, con guiños a la industria de la moda y una combinación de elementos de tensión y una comedia que prometía convertirla en un nuevo éxito.

Lamentablemente, lo nuevo de Ridley Scott no es realmente la película que podrías haber imaginado al ver su adelanto. House of Gucci, que se extiende más allá de dos horas y media, no decide si quiere ser un drama completo o una exagerada comedia con tonos de tensión, creando una biopic que parece haber mezclado dos películas en una.

En House of Gucci se cuenta la historia de Patrizia Reggiani (Lady Gaga) y cómo llevó a la ruina a la familia Gucci en uno de los crímenes más famosos de la historia de la moda. Una trama como tal parece algo perfecto para Scott quien se ha destacado por dominar múltiples géneros, desde la ciencia ficción con Alien a la épica de Gladiador.  

Pero en este nuevo filme, Scott se encuentra menos inspirado que lo que necesita una historia como esta. Cada detalle es absolutamente correcto, pero su dirección no logra ser lo suficientemente dinámica ni creativa para contar un crimen así de atractivo.  

Lo bueno

A lo largo de la promoción de House of Gucci, Lady Gaga se ha encargado de llevar sobre sus hombros gran parte de la promoción del filme. Asegura haber mantenido el acento por más de nueve meses, una intensa conexión con la tragedia de la historia y un compromiso con el personaje típico del encantador dramatismo de la artista. 

Lady Gaga en House of Gucci
Lady Gaga en House of Gucci

Y es que después de todo, House of Gucci es el show de dos horas y media de Lady Gaga, donde cada escena grita que quiere estar en los Premios Oscar 2022. El acento que desconcierta en un comienzo, pronto deja de importar ante el encanto de su actuación, con una Gaga que intenta lo más que puede humanizar a una asesina deseosa por el éxito. 

A diferencia de A Star is Born, su personaje no es encantador y la audiencia tendrá dificultad al entender sus razones y progresión. Pero no hay duda de que Lady Gaga hizo todo lo posible para sacarle provecho a una historia como esta, poniendo cada parte de si en potenciar un personaje complejo como esto. Si tan solo el guion y el tono de la historia la acompañaran, quizás tendría el Oscar asegurado. 

El poder de un buen elenco

Pero ojo que Lady Gaga no está sola en House of Gucci. A diferencias de los dramatismos de Germanotta y las transformaciones radicales del resto del elenco, Adam Driver solo necesita de él mismo para tener lograr convencer. Son sus sutilezas y pequeños detalles que hacen de su interpretación la más real del filme, demostrando nuevamente su capacidad de adaptarse incluso ante un guion fallido. 

Adam Driver
Adam Driver

Y es que Ridley Scott tiene mucho que agradecerle al elenco de esta película. Si hay algo que levanta la historia, es el encanto de Lady Gaga, la actuación sutil de Adam Driver, el magno poder de estrellas como Jeremy Irons y Al Pacino y una Salma Hayek, quien merece más escenas de las que tuvo. 

¿Qué hacer con Jared Leto?

Lamentablemente, pareciera que el resto del elenco jamás consultó qué película es la que intentaba hacer Jared Leto. Por muy sorpresiva que pueda ser su transformación física, esto no puede evitar el hecho de que su actuación destaca como una fea quemadura en un pañuelo de Gucci. 

Mientras que Lady Gaga y Adam Driver entendieron que este sería un drama con algunos elementos cómicos, Jared Leto parece estar haciendo un sketch de Saturday Night Live donde espera las risas del público en cada momento. Ni siquiera es posible saber si es que su interpretación es buena o no, considerando que parece ser parte de un filme completamente distinto.

Jared Leto en House of Gucci

No hay que equivocarse. Su actuación sacará risas y probablemente logra conquistar a miembros de la Academia, quienes aman la exageración y transformaciones como estas. Sin embargo, su presencia no hace más recalcar la falta de dirección bajo esta historia.

¿Es digna del Oscar?

A final de cuentas, House of Gucci está lejos de ser una mala película. Con más de dos horas de duración, logra mantenerte entretenido gran parte de la historia. El trabajo de Ridley Scott es correcto si no fuera tan insípido, mientras que Lady Gaga y Adam Driver son una arrolladora pareja que brilla tanto junta como por separado. 

Lamentablemente, son las oportunidades perdidas lo que duele más de esta película. Lo que pudo ser una fiesta de extravagancia y un clásico moderno del cine camp, terminó más cercano a un oscuro drama que quizás funcionaría mejor como una serie documental de crímenes reales. 

Pero hay que mantener la calma. Es bastante difícil que los Oscar puedan resistirse al encanto de Lady Gaga y a un mega elenco como este, incluyendo la curiosa y memorable, por todas las razones equivocadas, actuación de Jared Leto.