David Card, Joshua Angrist y Guido Imbens fueron los ganadores del codiciado Premio Nobel de Economía 2021. Los tres economistas recibieron el importante reconocimiento por su trabajo en los «experimentos naturales» y su mirada revolucionara sobre el paradigma actual.

Y es que, tal como destaca Gabriel León en una nueva emisión de Un País Generoso, los hallazgos de estos economistas revoluciona lo que se plantea en las teorías económicas más conocidas. Además, cuestiona afirmaciones que han reinado por años y que hoy podrían tener un nuevo eje. 

Premio Nobel de Economía 2021

Como menciona Gabriel León, el demostrar una teoría económica es un trabajo sumamente difícil. «No se puede meter a un país en una licuadora y obtener resultados», señala sobre la imposibilidad de obtener resultados demostrables.

Sin embargo, el trabajo que hacen los merecedores del Premio Nobel de Economía se centra en los experimentos naturales y el obtener resultados empíricos de algunas teorías económicas. En particular una de las aseveraciones que lleva años saliendo en los debates. 

Se trata de la afirmación de que un aumento del salario mínimo afectará negativamente al empleo en los países, trayendo múltiples pérdidas de trabajo. Pero los resultados de estos economistas niegan esta teoría, demostrando que el aumentar el sueldo no necesariamente tendrá estos efectos. 

La investigación viene trabajándose desde la década de los noventa, comprobando empíricamente en casos de la vida real que el aumento de sueldo no afecta necesariamente a la disponibilidad de empleo. Esto gracias también a Alan Krueger, economista que, en voz de León, recibe un sentido homenaje con este premio a sus sucesores.

Además, los ganadores del Premio Nobel de Economía también cuestionan otra afirmación en torno a la baja de sueldos. Estos demuestran que la migración, tal como ocurrió con la llegada de cubanos a Florida, no necesariamente afecta a la disponibilidad de trabajo, como algunas teorías económicas plantean.