Cada mes de mayo celebramos el natalicio del progenitor del funk y una de las figuras musicales más importantes del siglo XX. Estamos hablando de James Brown, a quien también se le conoce por sus apodos como «Padrino del Soul» o «Señor Dinamita». Este 3 de mayo, el fallecido cantante estaría cumpliendo 88 años y nunca es tarde para recorrer los innumerables momentos que vivió en vida.

La semana en que asesinaron al activista del movimiento por los derechos civiles, Martin Luther King, el artista dio un show con el que evitó que los afroamericanos hicieran justicia por sus propias manos ante este terrible hecho.

La muerte de Martin Luther King

El 4 de abril de 1968 fue un fatídico día para el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos. A Martin Luther King lo asesinaron en Memphis, quien fue una figura clave para combatir las desigualdades que vivía este grupo de la población. Había obtenido el Premio Nobel de la Paz en 1964 y se había convertido en un gran referente.

El autor del crimen fue un segregacionista blanco que se llamaba James Earl Ray. Este provocó consternación a nivel nacional y motivó un levantamiento civil en ciudades como Washington, Baltimore, Chicago y Kansas. Resultaron cerca de 50 personas fallecidas y otras 2.500 heridas.

Sin embargo, en Boston no ocurrieron estas protestas debido a un recital de James Brown.

james brown martin luther king
James Earl Ray, asesino de Martin Luther King

La decisión del artista ante el asesinato del activista

En 1968, el artista era una estrella máxima, sus discos y singles se vendían de a millones y sus shows eran extremadamente populares. Sus canciones eran un grito de identidad afroamericana y no era casualidad que Martin Luther King y James Brown se tuvieran un mutuo respeto. De hecho, una vez King dio por terminada una entrevista para ir a escuchar un show de Brown.

Tras la muerte del activista, James Brown sabía que cualquier gesto o declaración podía desatar un evento de violencia. Por ello, decidió realizar un show pautado para el 5 de abril, un día después del asesinato y que se decidió transmitir también por televisión, con repeticiones durante la noche.

El día que James Brown llamó a la calma con su show

Sin embargo, esto no fue fácil. Según recuerdan sus músicos en los documentales The Night James Brown Saved Boston y Mr. Dynamite, existía una tensión en el ambiente de ese show. Sin embargo, el artista aún así quiso rendirle algunas palabras al activista.

Aún así realizó un show de más de dos horas y al llegar al final de su repertorio, un puñado de personas subió al escenario para bailar de «I Can’t Stand Myself (When You Touch Me)». En ese momento, varios policías blancos se llevaron detenidos a varios de ellos, hasta que James Brown pausó la canción y previno algo que pudo terminar peor.

«Esperen, esperen, déjenme terminar el concierto», dijo en el momento en que separaba a los policías de la audiencia. «¡Somos negros, no nos hagan quedar mal a todos, vamos a representarnos bien, no están siendo justos ni con ustedes ni con nuestra raza. Aparté a la policía porque creía que iba a tener respeto de mi propia gente, esto no tiene sentido. ¿Estamos juntos o no?«, dijo en ese momento.

En paralelo, afuera del recinto, los ciudadanos de Boston se habían quedado en sus hogares escuchando a James Brown y recordando a King en paz. Sólo de unos pocos detenidos fue el saldo total de una de las ciudades más violentas del país norteamericano.

Te dejamos ese show que el artista dio esa vez: