El aumento de casos positivos de coronavirus ha sido tema de preocupación para múltiples especialistas. Así, se levantaron también críticas al manejo de la pandemia por parte del Gobierno, incluyendo la decisión de abrir los colegios. Sin embargo, el ministro de Educación, Raúl Figueroa, se mantiene firme en su apoyo a esta medida.  

Cabe recordar que, el Colegio de Profesores ya había criticado que comunas en Fase 2 pudieran abrir sus colegios y tener clases presenciales. A estos, también se le sumaron especialistas, quienes consideraban la Fase de Transición como muy temprana.

Sin embargo, el Gobierno y el ministro Figueroa se mostraron firmes ante esta decisión. Así, argumentaron que había una brecha estudiantil muy grande con las clases online y que, mientras se respetaran las medidas, los colegios eran establecimientos seguros. 

La defensa del ministro Figueroa

Luego de que toda la Región Metropolitana retrocediera a la Fase de Cuarentena, los colegios tuvieron que volver a cerrar sus puertas. Así, se reactivó el debate sobre si es que la decisión de comenzar el año estudiante de forma presencial fue la correcta.

Ahora, el ministro Figueroa conversó con ADN en el programa Ciudadano ADN, donde reiteró su convicción frente a la medida. Además, criticó que pocos establecimientos municipales lo hayan hecho, por razones que el señala como «factores políticos». 

Añadió además que solo un 15% de los establecimientos municipales habilitados, abrieron sus puertas. Esto, según asegura, «no porque no tengan las condiciones materiales», sino que por los «factores políticos» que se mencionaban. Así, el ministro Figueroa señaló que estas decisiones crean «brechas que son muy duras». 

«Primero un objetivo principal que es el cuidado de la salud y, por otro lado, lo fundamental que es, no sólo desde el punto de vista de los aprendizaje, sino que para la salud mental de los estudiantes poder encontrarse en estos espacios», añadió el ministro.

Finalmente, el ministro Figueroa lanzó una crítica al Colegio de Profesores, acusándolos de hacer «alarde cada vez que un colegio se cierra”. Así, su llamado fue a que, una vez que se quite la Cuarentena, se puedan reabrir los establecimientos.