Un 20 de abril 1992, se realizó uno de los conciertos más icónicos de la historia de la música. Se trata del evento Freddie Mercury Tribute Concert, para homenajear al vocalista y líder de Queen, quien había fallecido un año antes. Así, se unieron importantes nombres como David Bowie, Annie Lennox, Elton John, George Michael, entre otros.

Es precisamente este último el que tiene una de las presentaciones más icónicas y celebradas de esa noche. Sin embargo, la verdad es que su presentación escondía un oscuro miedo que no podía contarle al mundo, siendo uno de sus momentos más emotivos en el escenario.

¿Qué ocurrió con George Michael esa noche?

Como muchos de sus colegas, George Michael era un fiel fanático de Freddie Mercury y su trabajo con Queen. Por esto, no cabía duda que debía ser una de las voces que fueran parte del concierto tributo al músico, evento que también buscaba generar conciencia sobre personas viviendo con VIH/Sida. 

Esa noche, George Michael se reunió con los miembros restantes de Queen para interpretar temas como 39, Somebody To Love These Are the Days of Our Lives, en colaboración con Lisa Stansfield. Sin embargo, su mente estaba en otro lugar.

Y es que poco antes de subirse al escenario, se enteró que su pareja, Anselmo, tenía Sida. George aun no había revelado su homosexualidad a los medios ni a sus amigos, por lo que no podía compartir su preocupación con nadie más que su propia pareja. 

«Recuerdo el terror de entender que este posiblemente sería el comienzo de una enfermedad», reveló George Michael en su íntimo documental FreedomAsí, reveló que, a pesar de cantar para más de 70 mil personas, solo tenía a una en su mente.

«La presentación más conocida de mi carrera se la canté a mi amado que estaba muriendo», reveló el artista emocionado. Así, a pesar del éxito de la presentación, el dolor era parte de George Michael al momento de cantar. «Quería morir por dentro», añadió.

Lamentablemente, Anselmo falleció en 1993, dos años después de que la pareja conociera el diagnóstico. Tras esto, George Michael compuso Jesus to a Child, canción que le dedicó en los conciertos futuros para mantener vivo su nombre.