Todo vale si se trata del amor en tiempos de coronavirus, ¿o no? Todo vale siempre y cuando se respeten las medidas preventivas para evitar contagios y eso fue precisamente lo que hizo el fotógrafo de 28 años, Jeremy Cohen, en Brooklyn, Nueva York.

Resulta que el fotógrafo decidió ocupar su tiempo libre durante el confinamiento, tomando imágenes de sus vecinos. Pasó varias horas observando las azoteas de los edificios cercanos hasta que llegó a una chica que llamó su atención.

Tori Cignarella estaba en su azotea bailando, sin saber que alguien la observaba. Jeremy la saludó a distancia, ella le devolvió el saludo y acto seguido, pasó lo que nadie esperaba.

«Casi de forma inmediata, pude sentir la conexión entre ambos y ponerme en contacto con ella. Tiempos desesperados requieren de medidas a la altura», relató el neoyorquino a un medio de comunicación de la ciudad para contar por qué hizo lo siguiente. 

Lo primero fue mandarle su número de teléfono a través de un dron. «Ahí le pedí salir y coordinamos una cita con la ayuda de su compañera de piso», explicó Jeremy. En la primera cita, ambos hablaron por Facetime mientras cenaban y bebían vino a distancia.

Para la segunda cita, el fotógrafo se introdujo en una burbuja de plástico, con flores en mano y acudió a buscar a Tori y así pasear juntos por las calles de Nueva York.

La historia de amor de los jóvenes continúa y gracias a las publicaciones del fotógrafo en sus redes sociales, millones de personas de todo el mundo ya la siguen. «Estoy disfrutando de haber conocido a una persona increíble. Normalmente no tomo estos riesgos, pero estar ‘encerrado en una caja’ me inspiró, me puso creativo y me hizo conectar con alguien más», finalizó Jeremy.

View this post on Instagram

How to date a Quarantined Cutie, Part 3.

A post shared by JEREMY COHEN (@jermcohen) on

Te puede interesar: 5 errores que no debes cometer al usar tu mascarilla