El jefe de taller de la Línea Azul, Daniel Guajardo, quien fue acusado como uno de los responsables del accidente del bus que se volcó en la Región de O’Higgins en julio, aseguró que el vehículo transitaba con una patente que no correspondía por petición directa del dueño de la empresa.  El incidente, ocurrido en San Francisco Mostazal,  dejó seis fallecidos y 41 personas heridas.

En su declaración dada ante el fiscal de Graneros, Pablo Muñoz, Guajardo expresó que en 2009 ingresó a trabajar como mecánico de Línea Azul en Chillán y en 2012, asumió como jefe de taller, “responsable de reparación y mantención de los buses de la empresa”, según publicó hoy el Mercurio.

Según lo declarado por Daniel Gajardo, «hace seis años aproximadamente llegó al taller un bus marca Volvo modelo D12R, carrocería de dos pisos con la patente BYXL-64». Y, tras evaluarla, «quedó sin uso por los costos muy altos de reparación; con el tiempo se le han ido ocupando piezas para otros buses».

De esta forma, «en 2014 aproximadamente, mi jefe Marcelo Hernández Sandoval me dijo que hiciéramos el cambio de patentes, desde el bus siniestrado BYXL-64 hacia el bus que recientemente chocó en San Francisco de Mostazal (…) este último tenía orden de embargo y para que no sucediera eso, había que hacerlo«, manifestó el conductor.

Ante la petición de su jefe, Gajardo asegura que no obedeció, pero que más tarde se enteró que «mi jefe la había dicho a un pintor de nombre Miguel Pérez Fuentes, el cual ya no trabaja en la empresa, para que hiciera el cambio».

Actualmente el mecánico se encuentra con arresto domiciliario total y arraigo nacional, mientras se investiga su responsabilidad en el accidente.

Antecedentes del caso Línea Azul

A tres días del fatal accidente, La Fiscalía de O’Higgins confirmó que el vehículo de la empresa Línea azul circulaba con su patente adulterada. Además, se indicó que el chofer iba a exceso de velocidad.

El conductor del bus, Edison Aedo, fue formalizado ese mismo día, enfrentando cargos por cuasi delito de homicidio, cuasi delito de lesiones graves, cuasi delito de lesiones menos graves y conducir con una placa patente adulterada, quedando con arresto domiciliario total, arraigo nacional y prohibición de acercarse a los encargos de la empresa Línea Azul.

En dicha formalización, la Fiscalía comunicó que el vehículo, además de tener una patente que no correspondía al chasis, circulaba con falta de mantención, con su barra estabilizadora fisurada. Por esta razón comenzó a investigarse la responsabilidad de Daniel Gajardo en el caso.

Dos semanas después del fatal accidente, la Corte de Apelaciones de Rancagua confirmó la prisión preventiva decretada por el Juzgado de Garantía de Graneros en contra del gerente de Línea Azul, Marcelo Hernández.

El fallo sostiene que «el Ministro Suplente Sr. Marinello, concurre a la confirmatoria teniendo especialmente presente que el dolo eventual imputado respecto de las figuras homicidas y lesivas, así como respecto de la circulación de un bus de transporte de pasajeros con una placa patente única que no le correspondía, dan cuenta de una forma de desarrollo de un modelo de negocio por parte del imputado en el cual se genera una exposición a riesgos por parte de terceros que va mucho más allá de lo socialmente aceptable para el rubro de transporte de pasajeros».

El dueño de Línea Azul, permanece en prisión preventiva.

Mañana el Juzgado de Garantía de Graneros revisará las medidas cautelares de los tres imputados: Guajardo, Hernández y el conductor Edison Aedo.

Te puede interesar: Denuncia de abuso sexual contra fallecido Premio Nacional de Ciencias