Noticias

El emotivo día que The Rolling Stones despidió a Brian Jones con 3000 mariposas blancas

Días después de su fallecimiento, los miembros restantes de The Rolling Stones hicieron un bello homenaje a Brian Jones.

The Rolling Stones Brian Jones
Getty Images

La partida de Brian Jones, el legendario fundador de The Rolling Stones, fue uno de los momentos que marcó el final de los sesenta. Y es que, junto a la pérdida de otros íconos a los 27 años, pareció darle un fin a la contracultura de la década.

Bien lo saben sus compañeros de banda, quienes solo unos meses antes se habían despedido de él, cuando abandonó el grupo. Las fricciones finales no impidieron que dieran un icónico homenaje que sigue siendo de sus momentos más legendarios. 

Cuando The Rolling Stones despidió a Brian Jones

Un 5 de julio de 1969, solo dos días después de la muerte de Brian Jones, The Rolling Stones tomó el escenario del Hyde Park en Londres. Todos los fanáticos querían saber si es que habría homenaje, considerando que estos se separaron en no muy buenos términos.

Sin importar las rencillas finales, Mick Jagger y compañía tuvieron un especial momento que definió para siempre a la banda. Ante una audiencia entre 250 mil y 500 mil, Jagger leyó una bella eulogía para Jones antes de que comenzaran su set: 

¡Paz, paz! No está muerto ni duerme. / Ya despertó del sueño de la vida.
Somos nosotros quienes perdidos en visiones / turbulentas reñimos con fantasmas

Se trata del emotivo poema de Percy Bysshe Shelley sobre la muerte, que rezonaba con fuerza entre los miembros de The Rolling Stones tras la partida de Brian Jones. Tras esto, se liberaron miles de mariposas blancas en homenaje al músico. 

Tras esto, la banda continuó con su concierto sin problemas, celebrando sus más grandes éxitos. Sin embargo, fue esta introducción antes de su set, el verdadero momento que pasaría a la historia del rock. 

Hace solo unos días, The Rolling Stones regresó a Hyde Park con un nuevo concierto ante los fanáticos. Esta vez, el exitoso show fue dedicado a otro de sus miembros, el gran Charlie Watts