Stevie Wonder es uno de los artistas más legendarios e influyentes de la música, con infinitos clásicos que han acompañado a generaciones. Además, esto lo logró sin siquiera poder ver, algo que hace aun más impresionante su talento en el piano.

Sin embargo, aunque el músico lo tome como parte de él y no fue un impedimento para el éxito de su carrera, sí significó un importante desafío para su familia. Y es que la historia de cómo perdió su vista, revela los múltiples problemas que tuvo tras su nacimiento. 

¿Cómo Stevie Wonder perdió la vista?

Muchos creen que Stevie Wonder quedó ciego desde el momento que nació. Sin embargo, la verdad es que el músico sí podía ver al momento en un comienzo, aunque esto no duró por mucho tiempo más. Esto, debido a las dificultades que provocó el nacer prematuro.  

Stevie Wonder llegó al mundo un 13 de mayo de 1950, seis semanas antes de lo planeado. Tras nacer, se le diagnosticó retinopatía del prematuro, un trastorno ocular que ocurre por el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos en la retina. 

Por esto, sumado a su pequeño tamaño por ser prematuro, Wonder fue puesto en una incubadora para asegurar su mejoría. Sin embargo, el músico recibió demasiado oxigeno mientras estaba ahí, algo que perjudicó aun más su condición, dejándolo completamente ciego.

Por esta suma de complicaciones, Stevie Wonder vivió la mayoría de su vida sin poder ver. Además, esto se complicó aun más para una familia con bajos recursos, quienes enfrentaron desafíos para comer y con un niño con necesidades especiales.

Pero el músico nunca dejó que eso lo detuviera y persiguió su sueño desde pequeño. «No te preocupes porque soy ciego, mamá. Soy feliz», le habría dicho Stevie Wonder a su madre, con solo cinco años. Así, antes de los diez, ya se había enseñado a si mismo múltiples instrumentos, incluyendo su favorito, el piano. 

«Soy capaz de usar mi imaginación para ir a lugares, para escribir palabras sobre lo que he escuchado que la gente habla. En la música y en la ceguera, soy capaz de asociar lo que la gente dice con lo que hay dentro de mi», asegura Stevie Wonder sobre cómo logró conectar con su arte.