Este lunes se dio a conocer una triste noticia para los amantes de los perros, al menos en Reino Unido. Esto, porque por primera vez en ese país, al Pastor Inglés o Bobtail se le considera en peligro de extinción.

Esto lo dio a conocer una asociación de protección canina del país europeo, quienes explicaron que se ha visto una disminución de esta raza de perros en el país.

¿Qué dijo la Kennel Club sobre esta raza?

Según lo que dijo Kennel Club, en el último tiempo se ha visto una gran disminución en el número de cachorros de esta raza.

«Una de las razas caninas más reconocidas del Reino Unido, el perro pastor inglés, se clasificó por primera vez como vulnerable«, afirmó la asociación, explicando que existen “menos de 300 registros anuales de cachorros y están en peligro de desaparecer de nuestras calles”.

Según las cifras que dieron, en el año 2020 se registraron sólo 227 cachorros de Bobtail. Ósea, la cifra más baja desde hace sesenta años.

De acuerdo con el representante de Kennel Club, Bill Lambert, esta pérdida de popularidad se debe a que estos perros necesitan «muchos cuidados, ejercicio y no se adaptan a los espacios pequeños«, por ello, se piensa que las personas buscan perros que se acostumbren a cualquier lugar, debido a que existen «cambios de estilo de vida».

Las características del Pastor Inglés: ¡Hasta Paul McCartney tuvo uno!

Al antiguo Pastor Inglés o Bobtail, se le conoce por ser un perro grande, robusto, musculoso y antes muy popular por su gran y largo pelaje. Por lo general, tiene 63 centímetros de largo y un peso de entre 30 y 40 kilos, con orejas pequeñas y caídas, y cuello alargado. Se le considera muy sociable, especialmente con niños y otros animales. Antes era muy presente en los campos de Reino Unido. Sin embargo, lo adaptaron para vivir como mascota.

Antes, existían criadores ingleses que les cortaban la cola, ya que se cree que se salvaban así de pagar impuestos, ya que hace décadas, a los perros sin cola se les consideraba bienes de lujo.

Los pastores ingleses alcanzaron su máxima popularidad en 1979, con casi 6.000 inscripciones. Esto los convirtió en la novena raza más popular de Reino Unido. Incluso The Beatles le dedicó una canción a esta raza de perros en 1968, llamada ‘Martha My Dear’. Paul McCartney se la dirigió a su perro.