Ya es un hecho que con el avance de las tecnologías, la unión entre dispositivos y el cerebro pronto será una realidad. A esto se suman las redes sociales, que con sus algoritmos, cada vez más intentan llegar más a lo que queremos, según nuestro comportamiento a nivel usuario. Con esto en cuenta, ¿Conoces lo que son los neuroderechos?

Chile se ha convertido en el país pionero en empezar a legislar sobre este tema, ante la preocupación de varios expertos que han alertado sobre los posibles riesgos que tienen las tecnologías. Por ello, nuestro país ha presentado una iniciativa legal que busca proteger los neuroderechos de las personas y considerarlos como un derecho humano, e incluso salvaguardarlos a través del proceso Constitucional.

En Un País Generoso, conversamos con Guido Guirardi (PPD), senador que ha liderado esta iniciativa en el Congreso a través de la Comisión de Futuro del Senado.

¿Qué son los neuroderechos?

Al respecto, Girardi explica lo que son las llamadas neurotecnologías. Estas son dispositivos de neurociencia e inteligencia artificial que permitirían leer lo que una persona puede estar pensando en su inconsciente. Estos permitirían ver lo que está pensando el cerebro y averiguar la historia de vida de un ser humano.

Según el senador, vivir entre la virtualidad y realidad es peligroso. «La neurotecnología es muy poderosa, al igual que la energía nuclear, pero al mismo tiempo podría salvar vidas«, explica.

Esto último, ya que al mismo tiempo podría usarse para curar distintas enfermedades de salud mental, tales como el Alzheimer, el Párkinson, o la Esquizofrenia.

Por ello, al ser las neurotecnologías tan poderosas, Girardi explica que existe una «frontera entre lo prohumano, la prolibertad, la proautonomía y el prolibre albedrío». Por ello, con esta iniciativa legal que está en el Congreso, Girardi dice que se buscan crear los «neuroderechos». Esto, ante el rápido avance de la tecnología y que ni siquiera logró siquiera idearse en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

¿Quién hizo nacer esta iniciativa?

Si bien, Chile es el primer país en comenzar a legislar sobre este tema, este habría nacido a partir de Rafael Yuste. Él es un neurocientífico español y padre del proyecto Brain. Él ya ha expresado su preocupación por la protección de estos neuroderechos, los cuales se han visto amenazados por la gran utilidad de las neurotecnologías. Por lo que podrían constituir una relación adversa al ser humano.

Con respecto a la ley que se está generando en Chile, Girardi afirma que se han realizado reuniones con científicos importantes del planeta con tal de revisar la importancia de estos derechos y sobre los riesgos que podría tener la inteligencia artificial sobre los seres humanos.

neuroderechos

De hecho, adelanta que el presidente Sebastián Piñera se ha mostrado muy interesado de colaborar en el desarrollo de esta ley. Por ello, se espera que este tema se lleve al ProSur para debatir este tema con el resto de los presidentes latinoamericanos.

También, dice que el Secretario General de la ONU, ya organizó un comité para ver esto junto con el equipo del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y con Rafael Yuste, con tal de revisar la experiencia chilena.

neuroderechos

Los datos mentales son como los órganos

“Esta ley de neuroderechos, tiene aparejada una ley que dice que los datos mentales son como los órganos. Tienen sanción penal y sólo deberían usarse como condición médica para tratar enfermedades de salud mental”, adelanta Girardi.

También agrega sobre la preocupante adicción a las redes sociales, lo que ha afectado a niños. “En la noche, cuando me acuesto con el celular, tengo una decisión incontenible de mirar. Todo eso libera dopamina. Las plataformas nos están haciendo adictos y debe tener una regulación en la cultura de datos”, confiesa.

Nuestros datos: el nuevo combustible que se solicita en el mundo

Con respecto a la actualidad de las neurotecnologías en el mundo, el senador asegura que el gran negocio de las plataformas norteamericanas y chinas es la cultura de datos. “En el siglo XX la guerra era el petróleo por los motores a combustión, y hoy son los algoritmos, agregando que el combustible que lo mueve, son nuestros datos. La batalla de ahora son nuestros cerebros. Ahora nos hacen adictos y su objetivo es no dejarnos escapar. Usan esos datos para personalizar y generar burbujas de personas que generan los mismos datos. Se genera un mundo de iguales que no dialogan entre sí”, explica.

De esta manera, sostiene que estos datos permiten a las empresas ser los líderes, y que la tecnología más importante del futuro es la inteligencia artificial.

Por ello, dice que en “Chile existe un panel de académicos y científicos chilenos con el fin de regular plataformas y trabajar los neuroderechos. Regular las plataformas es muy difícil, los seres humanos le regalamos nuestros datos a Facebook y Google”. De hecho, añade que hoy, el 40% de los norteamericanos elige a sus parejas a través de Tinder. “Se terminó el amor, le damos todo este poder a las máquinas”, añade.

Las neurotecnologías que estarían poniendo en riesgo nuestros eventuales neuroderechos

Por ello, advierte que hay que tener cuidado con esta frontera que internet quiere traspasar con nosotros. Esto, teniendo en cuenta que “Una empresa que se llama Neuralink, el pasado 23 de agosto anunció que ya habían desarrollado interfaces cerebro-máquina. Para conectar computadoras al cerebro y sean capaces de leerlo”.

“Facebook tiene un casco craneal que lee lo que estás pensando. Se pone en cuestión la autonomía y la tecnología. Y no sólo pueden saberlo, sino que pueden cambiar los pensamientos propios y tus intereses”, finaliza.

El experto dejó invitados a un panel «con los mejores científicos del planeta«. Este se realizará en el Congreso para exponer sobre la adicción que provocan las redes sociales.