Sin duda que la serie de televisión Expediente X fue una de las más vistas entre el 1993 y 2002. Por lo mismo, y debido a su éxito, es que dejó ciertos legados en aquellas generaciones que pudieron disfrutarla en TV, uno de ellos: el efecto Scully.

Recordemos que esta producción audiovisual se basa en dos agentes detectives, quienes gracias a su inteligencia, y a sus cargos en la FBI, iban en búsqueda de casos paranormales.

Ambos personajes eran Fox Mulder, interpretado por David Duchovny, y Dana Scully, papel que se le otorgó a Gillian Anderson.

Scully

Pero, ¿qué significa el efecto Scully?

La gran caracterización que tuvo que representar Anderson con Scully fue determinante para todas aquellas niñas y jóvenes de la época, ya que resultó ser una gran inspiración para que estas decidieran involucrarse al mundo de la ciencia.

Scully fue el primer personaje de TV que tenía un gran rol y participación en ámbitos relacionados a la ciencia. Además, era una mujer muy exitosa, ya su título era de doctora y tenía un gran cargo en la FBI.

Su personalidad fuerte y dura la libró del genérico estereotipo que suele hacerse a las mujeres de que somos “sensibles” y “débiles”. Scully era quien hacia que las cosas se tornaran realistas, objetivas y razonables dentro de “Expediente X”.

Con respecto a esto, Anderson comentó en una entrevista con Vulture que este efecto se divisó en ese mismo momento:

“Recibimos muchas cartas todo el tiempo, y las chicas que iban al mundo de la medicina o al mundo de la ciencia o al mundo del FBI u otros mundos en los que yo reinaba me decían con bastante frecuencia que estaban persiguiendo esas búsquedas debido al personaje de Scully. ”

Hoy, en el Día Internacional de la Mujer, decidimos conmemorar lo que causó esto en la sociedad, ya que deja en claro que la visibilización de este tipo de problemáticas en las industrias culturales causa diversos efectos dentro de la cotidianidad de las personas, que en este caso, fueron mujeres.