Este 14 de febrero se celebra un nuevo Día de los Enamorados. La romántica fecha es una de las más esperadas cada año y una de las celebraciones más comerciales. Sin embargo, el verdadero origen de San Valentín esconde una trágica y macabra historia.

¿Cuál es el origen de San Valentín?

El origen de San Valentín se remonta hasta el año 269 A.C. Según cuenta la historia, el emperador Claudio II había prohibido los matrimonios en todo Roma. Y es que, según este creía, sus soldados eran mas fuertes y funcionaban mejor si se mantenían solteros.

Sin embargo, su decisión iba en contra de la fe cristiana y la creencia del amor. En ese momento se alzó la figura de Valentín, un hombre que, guiado por su cristianismo, se dedicó a cuestionar la decisión del emperador y decidió desafiar su prohibición.

En medio de la persecución contra los cristianos, el hombre decidió casar a las jóvenes parejas enamoradas en secreto. Escondiéndose de soldados y mensajeros del emperador, Valentín comenzó a casar a múltiples soldados con sus parejas.   

Sin embargo, no pasó mucho para que su secreto se difundiera a lo largo de Roma. Mientras más parejas buscaban casarse, más riesgo corría el hombre de ser descubierto. Y en efecto, los soldados se enteraron y la historia rápidamente llegó a oídos de Claudio II.

Valentín fue inmediatamente apresado y se decidió que se debía ejecutar por traición e incumplir las normas del emperador. Un 14 de febrero, el hombre fue decapitado en un simbólico asesinato para recordar a los jóvenes soldados los riesgos que provocaba una traición.

Cientos de años después, el Papa Gelasio I decidió honrar su sacrifico y su compromiso por el amor. La entidad religiosa designó el 14 de febrero, día de su muerte, como el oficial para celebrarlo. Así, se canonizó al hombre y se comenzó a recordar la fecha como el Día de San Valentín.