Una mujer británica, llamada Christina Pomfrey, tiene 65 de edad, y estafó al Estado durante 15 años, pretendiendo estar ciega, para obtener diversos beneficios por discapacidad. En total, la estafa de Pomfrey la llevó a obtener alrededor de un millón de dólares por parte del Estado.

Te puede interesar: ¿Cuándo volverán las lluvias a la zona central del país?

Según reportó el medio británico The Sun, la mujer utilizó dos identidades, con las cuales reclamó todo lo que pudo, desde apoyo a los ingresos hasta beneficios de vivienda y subsidio de vivienda por discapacidad. Con estas estafas logró recaudar millonarias mensualidades, que en momentos alcanzaban los 16 mil dólares.

La mujer convenció a las autoridades que era «soltera y pobre», y que si bien a veces la cuidaban sus familiares y amigos, no podía valerse por sí misma, debido a ser ciega. Sin embargo, todo esto era una mentira. Incluso llegó a inventar cartas de sus supuestos familiares para enviar a las autoridades estatales.

Finalmente, en 2017, el Departamento de Trabajo inició una investigación a su caso, haciéndole un seguimiento. Tras varios meses de investigación, descubrieron que todo era falso. Debido a sus estafas, deberá cumplir una sentencia de 3 años y 8 meses en prisión.

«La gente piensa que debo haber sabido lo que estaba haciendo y dónde se fue todo el dinero, pero la respuesta a ambas es que no tengo ni idea (…) Ella ha destruido mi vida y no puedo perdonarla. Es la mujer más astuta que he conocido», señaló John Pomfrey, cónyuge de Christina Pomfrey.

Te puede interesar: Jim Carrey: “Renée Zellweger fue el amor de mi vida”