Hace pocos días se publicó en la revista Anaesthesia, una investigación que concluyó que la tasa de mortalidad de los pacientes de COVID-19 en unidades de cuidados intensivos (UCI) ha disminuido casi un tercio en los últimos meses.

El análisis global consideró 24 estudios de observación de COVID-19 y estuvo a cargo del profesor de los Royal United Hospitals Bath en Reino Unido, Tim Cook.

Te puede interesar: ¡Fanáticos de Twin Peaks! La historia real de Laura Palmer tendrá serie documental

La baja concreta en mortalidad de los pacientes más graves con Covid-19 fue: de casi un 60% a fines de marzo, a un 42% a finales de mayo. Estos resultados fueron similares tanto en Europa como en Asia y América del Norte.

covid 19 pacientes uci

¿Cuáles son las razones que explican esta baja en la tasa de mortalidad?

De acuerdo a los autores, una de las explicaciones más contundentes es “el rápido aprendizaje que se ha producido a escala mundial debido a la pronta publicación de los informes clínicos en las primeras etapas de la pandemia”.

A su vez, la revisión encontró que la mortalidad en la UCI no tiene grandes cambios entre las regiones y esto sugeriría que ninguna terapia específica ha reducido especialmente el porcentaje de moralidad en UCIs.

Si bien el estudio hace una comparación hasta mayo, es importante destacar que en junio se descubrió que el antiinflamatorio dexametasona reduce las muertes en un tercio entre los pacientes que reciben ventilación mecánica.

Por otro lado, también se sugirió que las UCI de los hospitales tuvieron una repentina y muy alta presión al comienzo de la pandemia, imponiendo una “demanda sin precedentes” en los servicios UCI, escribieron los investigadores. A esto agregaron que ahora los países en las fases posteriores de la pandemia «pueden estar manejándolo mejor».

A pesar de que la mortalidad de los casos más graves de Covid-19 en UCI ha disminuido casi un tercio, tener un 40% de mortalidad sigue siendo una cifra alta si se compara con el 22% de otras neumonías virales.

Finalmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) está recopilando datos de países para identificar elementos que reducen la mortalidad, con el objetivo de crear una caja de herramientas de tratamientos que permita a los médicos brindar una mejor atención a pacientes.