El virus que contagia a los humanos con Covid-19, no trae solo consecuencias al sistema respiratorio. En el caso de los recuperados de esta enfermedad, un reciente estudio publicado en la revista médica JAMA Network llegó a la conclusión de que los efectos cardíacos en estos pacientes también son altos. 

El resultado sugerente del estudio fue anunciado por un grupo de investigadores del Hospital Universitario de Frankfurt, en Alemania, que examinó proactivamente a pacientes recuperados de Covid-19 usando marcadores de lesión cardíaca e imágenes de resonancia magnética cardiovascular (CMR).

Te puede interesar: Conoce el Arcoíris de Acciones Covid-19 que te ayudará a saber los riesgos de contagio

Las mediciones obtenidas fueron comparadas con grupos de control de adultos normotensos (valores normales de tensión sanguínea) y que no tomaban medicamentos cardíacos, volúmenes y funciones cardíacas normales y sin evidencias de cicatriz.

En total fueron 100 pacientes observados en el mismo hospital, entre abril y junio de 2020, con resultados sorprendentes ya que de ese total, 78 recuperados (78%) demostraron afectación cardíaca. Por otro lado, 60 de ellos, es decir 60 pacientes, mostraron inflamación miocárdica en curso. Todo lo anterior, independientemente de las condiciones preexistentes, la gravedad y curso general de la enfermedad aguda y tiempo desde el diagnóstico original, informa Infobae.

Para que tengas más detalles de la muestra, debes saber que 53 pacientes eran hombres, y la mediana de edad era de 49 (45-53) años.

El intervalo de tiempo en el cual fueron observados o recibiendo seguimiento fue de 71 (64-92) días.

Asimismo, 67 pacientes se recuperaron del Covid-19 desde sus casas, mientras que 33 requirieron hospitalización. 

Los investigadores del Hospital Universitario de Frankfurt también reconocieron algunas limitaciones del estudio: “Los hallazgos no están validados para el uso en pacientes pediátricos de 18 años o menos. Tampoco representan pacientes durante la infección aguda con COVID-19 o aquellos que son completamente asintomáticos con la enfermedad. Varios pacientes dentro de nuestra cohorte tenían síntomas nuevos o persistentes, lo que aumenta la probabilidad de hallazgos positivos de CMR”.