Esta semana la policía alemana comenzó una nueva etapa en torno al caso de la desaparición de la joven niña Madeleine McCann, que fue secuestrada la noche del 3 de mayo de 2007, mientras se encontraba de vacaciones en un centro turístico en Portugal con su familia. 

Te puede interesar: Estudio: 78% de recuperados COVID-19 desarrollan afecciones al corazón

A comienzos de la semana, oficiales realizaron un registro y excavaciones en el jardín del principal sospechoso de la desaparición de Madeleine Madeleine, Christian Brueckner. Lo que encontraron fue sorprendente pues se trata de un sótano oculto en el jardín del sospechoso. 

Madeleine MaCcan

Brueckner habría vivido en este lugar, en 2007, el mismo año de la desaparición de McCann, un hecho que fue revelado por declaraciones de un antiguo vecino.

La policía halló el sótano bajo los cimientos del edificio demolido. En paralelo, perros especializados se encuentran registrando la zona en búsqueda de cadáveres.

¿Cómo se llegó a este sospechoso?

Pues fue gracias a un examigo de Brueckner quien dijo que el pedófilo le había manifestado la intención de crear un sótano en una de sus propiedades, como el utilizado por Josef Fritzl, más conocido como «El Monstruo de Amstetten». Fritzl mantuvo secuestrada a su hija Elisabeth Fritzl y los siete hijos/nietos que tuvo con ella, encerrados en un sótano por 24 años.

El sospechoso habría vivido en el Algarve, la ciudad de Portugal donde Madeleine McCann desapareció, entre 1995 y 2007 y actualmente se encuentra en la cárcel por posesión de drogas. La policía alemana sospecha  que Brueckner es el responsable de la desaparición, secuestró y asesinato de Madeleine McCann.