Burger King se ha tomado muy en serio la distancia social y en Alemania, que después de una excelente política de contención del virus han comenzado la reapertura del comercio, tuvieron una ingeniosa idea. La cadena de comida rápida ha creado sus míticas coronas de cartón, pero en tamaño gigante.

Te puede interesar: Fanática de Harry Potter crea mascarilla que se transforma mágicamente

Burger King

Con casi dos metros de diámetro, las coronas son el aliado perfecto para poder estar dentro del restaurante sin peligro de que nadie se salte la distancia social. La idea es que la gente las use mientras come y así no pueda acercarse y burlar la distancia de seguridad.

Te puede interesar: Abuelo del año: Construyó una montaña rusa en el jardín para su nieto

«Queríamos reforzar las reglas de extrema seguridad e higiene de los restaurantes de Burger King», aseguró uno de los locales a Business Insider. «La corona de distanciamiento social hecha de cartón es una forma divertida de recordar a nuestros clientes que mantengan la distancia de seguridad mientras disfrutan de la comida en los restaurantes», explicaron.

No es la primera vez que la franquicia de comida rápida realiza una campaña de este tipo. En Italia, por ejemplo,  pusieron a la venta el «Whooper de distanciamiento social», que incluye el triple de cebolla cruda para que el aliento de los clientes mantenga alejado al resto.