El 20 de febrero se celebra el Día Internacional del Gato. Los animalitos son geniales, pero los felinos son derechamente de lo más genial que existe en el mundo. Son tan relevantes para la humanidad que en ciertas culturas son considerados como dioses. Nada que discutirle a eso, sobre todo cuando descubres que tener un gatito es beneficioso para la salud.

Cuando uno tiene un gato de mascota, se tiene que ser muy responsable. La entrega que un humano debe hacer para que el felino tenga una vida digna es gigante. Sin embargo, ellos como los seres  nobles que son lo recompensan dándonos estos 7 beneficios para la salud, de acuerdo al sitio web especializado en animales, Stangest.

Beneficios de tener un gato de mascota:

Reducción del estrés

Acariciar gatos reduce los niveles de cortisol (hormona relacionada con el estrés). Se cree, también, que el contacto físico con gatos incrementa en humanos la producción de ondas tetha cerebrales, que habitualmente se producen en estados de relajación y calma profunda.

Inspiran emociones positivas

Una encuesta realizada a 7000 personas en 2015 indicó que ver vídeos o fotografías de gatos suponía un incremento en las emociones positivas (felicidad, esperanza…) de la persona que los visualizaba, así como un aumento de sus niveles de energía.

Ronroneo sanador

Tras observar varios felinos domésticos y salvajes, se ha comprobado que el ronroneo se produce a una frecuencia de entre 20 y 140 Hz, siendo lo más habitual una frecuencia de 20-50 Hz en gatos domésticos. Parece ser que esta vibración sonora estimula la curación de tejidos, especialmente en lesiones que afectan a tendones y músculos. Asimismo, reduce el dolor y ayuda a incrementar la densidad ósea.

Protegen el corazón

Convivir con mascotas se ha asociado con la disminución del estrés, la reducción de la presión sanguínea y, por lo tanto, menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Un estudio realizado en 2009 en el que hubo más de 4000 participantes que habían tenido o tenían actualmente mascota (perros y/o gatos), reveló que las personas que habían convivido con gatos tenían menor riesgo de sufrir infarto de miocardio que los que no vivían con felinos. Curiosamente, la convivencia con perros no demostró estar asociada a una reducción del riesgo a padecer enfermedades cardiovasculares, incluyendo el infarto miocárdico.

Mejora la salud mental

Una encuesta realizada en 2011 a 600 personas, de las cuales la mitad padecían en ese momento un problema de salud mental, reveló que el 87% sentía que tener gato tenía un impacto positivo en su vida y el 75% sobrellevaba mejor el día a día gracias a la compañía de su gato.

Mejora la salud general

Si actualmente no tienes gato y te estás planteando dejar entrar uno en tu vida has de saber que en un estudio llevado a cabo con casi un centenar de participantes, resultó que durante el primer mes tras la adquisición de una mascota (perro o gato), las personas daban puntuaciones mejores en un cuestionario de salud general comparado con las personas que no tenían mascota. En las personas con mascota hubo una reducción significativa en la incidencia de problemas de salud menores durante este periodo. Así que… ¿a qué estás esperando?

Te puede interesar: Marvel: Robert Downey Jr. está pidiendo mucho dinero para volver al UCM