Muchas veces no ha pasado que estamos haciendo alguna actividad y de la nada, comienza a temblar un párpado, sin una razón aparente. Esta situación le pasa a bastantes personas y puede resultar confuso, pero no hay que sobresaltarse: es normal.

A estos pequeños temblores en el párpado se les llama blefaroespasmo, mioquimias o aleteo palpebral, y en la mayoría de los casos se trata de una condición que no es riesgosa para la salud, explica la enciclopedia médica MedlinePlus.

Además de espasmos repetitivos que no se pueden controlar, otros síntomas que se pueden presentar son sensibilidad a la luz y visión borrosa.

Asimismo, los temblores pueden ser una consecuencia de la fatiga, el cansancio y el consumo excesivo de cafeína y/o alcohol.

La buena noticia es que no requieren de tratamiento y suelen desaparecer en una semana. Aun así, algunas medidas que pueden ayudarte a superar la condición son dormir más, tomar menos cafeína y lubricar los ojos con gotas oftálmicas, aconseja

Si ha pasado más de una semana y el síntoma se intensifica en lugar de desaparecer, te recomendamos acudir a un oftalmólogo.

Te puede interesar: Este es EL remedio natural para palear la resaca