En 2012, durante el tour del disco ‘King of Limbs’, Radiohead sufrió la pérdida de uno de sus técnicos, el encargado de baterías Scott Johnson (33), quien falleció luego de que el techo del escenario colapsara sobre él antes de un concierto en Toronto.

La fatalidad llevó a que el Ministerio de Trabajo de Ontario en Canadá presentara cargos legales contra la productora de eventos Live Nation; la empresa de andamiaje Optex Staging and Services, y el ingeniero Domenic Cugliari en virtud de la Ley de Seguridad y Salud Ocupacional de la provincia.

En 2017, los cargos de dicha investigación fueron «suspendidos«, dado que el caso tomó demasiado tiempo. No obstante aquello, el 25 de marzo de este año el jefe de instrucción de Ontario comenzó una nueva investigación para investigar la causa de muerte de Scott Johnson. Durante dos semanas un jurado escuchó los testimonios de diversas personas, incluidas las declaraciones del baterista de Radiohead, Philip Selway, y Ken Johnson, el padre del técnico que falleció. ¿El veredicto final? «Muerte Accidental» y la entrega de un conjunto de recomendaciones, donde se propone mejorar las prácticas de montaje y mejorar la supervisión de las normas de seguridad.

Te puede interesar: Imagen histórica: Así es como se ve un agujero negro desde el espacio

La respuesta de la banda

Un día después de entregado el veredicto de la investigación, la banda publicó en sus redes sociales una imagen y comunicado dedicado a Scott Johnson, en donde se señala lo «frustrantemente insuficiente» de la investigación.

«La investigación sobre la muerte de nuestro amigo y miembro de la banda, Scott Johnson, está concluida (…) Lo que se obtuvo fue un veredicto de muerte accidental, que se siente frustrantemente insuficiente, dado que se demostró que el colapso del techo era prevenible», dice el texto de la imagen publicada, donde además se estipula seguir las recomendaciones entregadas por el jefe de instrucción de Ontario.

Te puede interesar: Hasta siempre: Los famosos que fallecieron este 2018.