Apenas se anunció que se iban a presentar en el Festival de Viña, el furor fue increíble por los Backstreet Boys. Siendo por lejos la presentación más esperada del mítico festival, después de haberse presentado en el mismo escenario hace ya 21 años. 

La boy band más famosa de los años ’90 rompió el récord de venta de entradas en la historia del festival, vendiendo las entradas para el día de su show a solamente horas de que se pusieran tanto en preventa como a la venta general de la gente. Conseguir un ticket era realmente una proeza.

Finalmente cuando llegó el día, Backstreet Boys fueron los encargados de abrir la quinta noche y convertir a la Quinta Vergara en un gran espacio de nostalgia y admiración por  A. J. McLean, Howie Dorough, Brian Littrell, Nick Carter y Kevin Richardson. Destacando no sólo por sus talentos individuales, sino también por las enérgicas coreografías.

Además de sus éxitos como I Want It That, Way Everybody y Get Down, incluyeron temas de su nuevo disco “DNA”, como Don’t Go Breakin My Heart. Encantando a un monstruo que terminó dando a los Backstreet Boys todos los premios, las Gaviotas de Plata y Oro.

Te podría interesar: Lady Gaga responde a los rumores de un romance con Bradley Cooper