Finalmente se estrenó en los cines chilenos Spencer, la nueva película de Pablo Larraín sobre la vida de la Princesa Diana. Sin embargo, esta no es una historia biográfica como cualquier otra. Y es que gran parte de lo que se ve en pantalla, no pasó realmente. 

Lee nuestra reseña

O al menos no ocurrió de la misma forma en la que se muestra. Después de todo, el filme con Kristen Stewart como la Princesa del Pueblo es más bien una imaginación sobre lo que pudo haber pasado. Así, se hace todo un imaginario, basándose en algunas historias reales y otras donde fluye la imaginación.

¿Qué es real y que no en Spencer?

La última Navidad

En Spencer se sigue la caótica Navidad de la Princesa Diana con el resto de la Familia Real, en el punto más complejo de su matrimonio con el Príncipe Carlos. Son tres días de pesadilla para Diana en lo que se muestra como un verdadero thriller en la pantalla.

Esto efectivamente sí ocurrió. En diciembre de 1991, Diana vivió su última Navidad con el resto de la Familia Real antes de decidir separarse finalmente de Carlos. Sin embargo, no hay forma de saber qué pasó realmente en esos tres días.

Sus problemas alimenticios

A lo largo de la película, Spencer muestra como la Princesa Diana batalla con su salud mental y en especial sus problemas alimenticios. La cinta tiene escenas explícitas de bulimia y anorexia, que ella intenta ocultar sin mucho éxito.

Efectivamente Diana batalló con problemas alimenticios durante esta época, algo que ella misma confirmaría posteriormente. Eso sí, no se comió un collar de perlas como muestra una onírica escena de Spencer que ya da de qué hablar.

La aventura de Carlos

La infidelidad del Príncipe Carlos aparece como una de las principales razones de su distancia con la Princesa Diana. Esto efectivamente ocurrió, considerando que ambos tenían aventuras fuera del matrimonio y su unión se volvió una obligación por el bien del reino.

Lo que no se sabe realmente es si Carlos le regaló un collar idéntico tanto a Diana como a Camille. Probablemente esto sea más una metáfora del poco interés de él de ocultar su romance y de aparentar un buen matrimonio con Diana.

¿Maggie existió?

En Spencer, la Princesa Diana encuentra una aliada en Maggie, la encargada de vestirla para Navidad. Interpretada por Sally Hawkins, es su única amiga en la cinta y posteriormente reconoce que está enamorada de ella.  

Sin embargo, no hay evidencia de que existiera una Maggie en la vida real. Lo que sí se sabe es que Diana podía ser muy cercana a los trabajadores de la Casa Real, quedándose a conversar con los cocineros más que con su familia.

¿Diana evitó una cacería?

Spencer termina con una potente escena de la Princesa Diana interrumpiendo una casería. Tras negarse a que sus hijos maten animales, Diana amenaza con que no se moverá hasta que la dejen irse del lugar junto con William y Harry. 

La verdad es que no hay pruebas de que esto realmente haya ocurrido. De hecho, es probable que sea más bien una metáfora de Pablo Larraín sobre la intensidad de Diana al momento de desafiar a la Familia Real y querer continuar su vida lejos de ellos.