Noticias

Dos policías fueron dados de baja por ignorar un robo mientras jugaban Pokémon GO

Hay que atraparlos a todos, y eso bien lo sabían dos policías adictos a Pokémon GO en 2017. Alerta de spoiler: Sale mal.

Policías Pokémon GO
YouTube

¿Alguna vez te has concentrado tanto en tu teléfono que dejas ir cosas importantes? Algo así le pasó a dos policías de Los Angeles, California. Fue el 15 de abril del 2017. Un año después del aclamado estreno del juego de realidad aumentada Pokémon GO. Todo el mundo quería atraparlos a todos. Al parecer, sin excepción.

Dos policías: Louis Lozano y Eric Mitchell, no respondieron un llamado de emergencia por el robo de un centro comercial en Los Angeles. Lo curioso es que estaban cerca del lugar, ubicados en un puesto con vista hacia el mall. Pero el motivo de no responder al llamado es mucho más bizarro.

Manos en alto, entra a la pokebola

Resulta que el juego encantaba a jóvenes y adultos. Tan así, que Louis y Eric se vieron encomendados en la misión de atrapar a un Snorlax que estaba cerca de su ubicación. Al parecer el gran Pokémon verde era más importante que un llamado de emergencia.

Es por esto que la LAPD (Departamento Policial de Los Angeles) no encontró nada mejor que expulsarlos. Es que no solo fue un despiste, ya que los oficiales sí escucharon el llamado. Según un registro sacado desde el automóvil en el que efectuaban su "servicio", Lozano dice “ah, al diablo" y tras trazar la ruta para dar con el ansiado Pokémon dormilón, Mitchell replica con “Tenemos cuatro minutos”. Claro que esos cuatro se convirtieron en 20.

Despedidos por jugar Pokémon GO

La travesía les trajo un montón de problemas, pero a pesar de todo lo malo que vino tras este suceso, al parecer lograron capturar al Snorlax. "Maldita sea. Por fin." dijo Mitchell en la grabación. Al parecer, celebrando la captura del personaje en Pokémon GO. El 7 de enero hicieron una apelación formal al Juzgado Estatal de California, asumiendo que el despido era injustificado.

Según sus argumentos, no se encontraban jugando, sino que estaban monitoreando un radar Pokémon mediante una aplicación. No consideraban jugar a esto, y ahí nace su no muy fuerte defensa. Como era de esperarse, el despido fue confirmado por la jueza del lugar.

En su mejor momento el fenómeno de Pokémon GO generó un gran movimiento de personas con teléfono en mano. Al parecer, ni las fuerzas armadas fueron capaces de aguantarse al adictivo jueguito.