Este martes 30 de noviembre, la noticia de un brote de Salmonella en un local de sushi de la comuna de Vitactura dejó a nueve personas hospitalizadas. Y esta situación no sólo prendió las alarmas a los que temían estar contagiados. Sino a los que aún desconocen qué es y por qué se produce la infección.

Por eso, y para solucionarte cualquier duda, te invitamos a conocer qué es la Salmonella, cómo se puede prevenir y qué sintomas produce en los seres humanos.

¿Qué es esta infección y qué síntomas tiene?

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, la Salmonella es el nombre de un grupo de bacterias que causan infecciones a los seres humanos.

Muchos piensan que esta infección se encuentra en los huevos y no en otros alimentos debido al desconocimiento que existe. Pero también se puede encontrar en aves crudas, carne, e incluso en frutas o verduras sin lavar.

De acuerdo a la Clínica Mayo, los humanos sufren esta infección luego de consumir agua o alimentos que puedan estar contaminados. Y de acuerdo a la entidad, los signos de la infección suelen aparecer entre 8 y 72 horas después.

Entre ellos, se encuentran síntomas como fiebre, diarrea, calambres abdominales, o dolor de cabeza. También puede producir náuseas, vómitos y pérdida de apetito.

Tales síntomas pueden durar entre cuatro y siete días y su tratamiento consiste en tener una dieta liviana, ingerir mucho líquido para no perder hidratación y tomar reposo. Sin embargo, existen casos más complejos que necesitan la administración de antibióticos para así evitar que la infección ingrese al torrente sanguíneo.

Por ello, se recomienda ir lo más rápido posible a una institución de salud para así seguir un tratamiento adecuado. Evitar complicaciones y contagios a terceros.

¿Cómo prevenir la infección por Salmonella?

De acuerdo a la Clínica Mayo, hay varios consejos que puedes seguir para prevenir la Salmonella, y que no sólo tiene que ver con evitar comer carnes crudas.

Entre ellos, cocinar los alimentos de forma total y refrigerarlos o congelarlos de manera adecuada; lavarse las manos; o guardar los diferentes tipos de carne y pescado apartados del resto de los alimentos en el refrigerador.

Por otro lado, si es posible, usar dos tablas de cortar en la cocina: una para la carne cruda, y otra para las frutas y los vegetales. Asimismo, jamás debes poner alimentos cocidos en un plato sin lavar que antes tuvo carne cruda; y evitar comer huevos crudos.