Este 11 de diciembre, los legendario de Los Jaivas se tomarán el Estadio San Carlos de Apoquindo para celebrar los 40 años de Alturas de Macchu PicchuA los pies de la Cordillera de los Andes, el grupo revivirá las canciones de esta icónica ópera latinoamericana.  

Será también el concierto más grande de Los Jaivas tras el inicio de la pandemia, después de 20 meses lejos de los escenarios. Esto, tras recibir el Premio a la Trayectoria en Premios MUSA 2021, que prueba que son tan relevantes como siempre. 

Para conversar sobre este anticipado concierto, junto con lo que significó para ellos el estar lejos de los escenarios, el gran Mario Mutis conversó con Un País Generoso. Además, nos contó la épica historia detrás de la grabación de Alturas de Macchu Picchu. 

Mario Mutis en Un País Generoso

«Después de estar 20 meses chupándonos el dedo, por fin se mueve la cosa», comentó Mario Mutis sobre el especial reconocimiento que recibieron en Premios MUSA y el concierto que se avecina. Y es que al igual que muchos artistas, la pandemia los afectó enormemente.

«Para cualquier personas que le digan que se vaya a su casa y vuelva en 20 meses, es algo fuerte«, continuó la voz de Los Jaivas, señalando que ha sido un periodo difícil como artistas. Sin embargo, ya están listos para uno de sus conciertos más importantes. 

PARTICIPA POR ENTRADAS

Este 11 de diciembre, Los Jaivas celebrarán los 40 años de Alturas de Macchu Picchu con el concierto De la cordillera al mar. En una épica noche, el grupo recordará las canciones del que es considerado uno de los mejores discos de la historia de la música chilena.

Además, no estarán solos en esta imperdible cita. «Tenemos a invitados y músicos ilustres. La nieta de Violeta Parra, Javiera y Los Imposibles. Van a estar Los Tres. Además, viene un personaje histórico de la música argentina, David León», compartió Mario Mutis sobre las sorpresas.

La épica historia de su disco

Junto a Un País Generoso, Mario Mutis hizo un viaje al pasado para recordar la historia de Alturas de Macchu PicchuFue en medio de los ochenta, en medio de las dictaduras militares de Latinoamérica, que el grupo se encontraba lejos en Europa, acogidos como migrantes, en una experiencia que él destaca. 

«Siempre había música, siempre había conversa. Podría haber hasta 10 fulanos sentados en el living», compartió Mutis sobre los años que estuvieron lejos de Chile. Fue durante este periodo que recibieron la visita del productor peruano, Daniel Camino.

«Pensábamos que estaba loco», confiesa el líder de Los Jaivas cuando este les propuso hacer un show audiovisual en las históricas ruinas de Perú. ¿Cuál era la idea? Musicalizar los versos de Alturas de Macchu Picchu de Pablo Neruda y crear toda una ópera rock latinoamericana. 

Pero la idea no era nada sencilla. Debía al menos ceder dos meses de sus carreras, algo que pocos artistas estaban dispuestos. Además, Macchu Picchu no se prestaba fácilmente y el concierto era algo que jamás se había visto.

Sin embargo, solo dos semanas después, Camino los llamó para confirmar que el Presidente de Perú les «prestaba» Macchu Pichu para realizar su concierto. Así, rápidamente se organizaron en lo que se convertiría en quizás el momento más importante de la música nacional.

Los problemas

Originalmente, la fecha contaría contaría con más artistas que solo Los Jaivas, en demostración de la unión latinoamericana. Por ejemplo, sonó el nombre de la argentina Mercedes Sosa, quien se bajó al estar de gira. 

Con el paso del tiempo, se decidió que serían solo ellos los que musicalizarían Alturas de Macchu Picchu, al tiempo que mandaban canciones como Sube a Nacer Conmigo Hermano, desde Europa. Pero la llegada tampoco fue nada sencilla.

Mario Mutis recuerda con humor como entre treinta personas subieron instrumentos por Macchu Picchu, en una imagen inédita para entonces. Además, un helicóptero transportaba un piano en lo que preocupaba a los cuidadores de este lugar.

Afortunadamente, el concierto se llevó a cabo sin mayores dificultades. Los Jaivas llegaron literalmente a Alturas de Macchu Picchu para crear todo un himno de la cultura de Latinoamérica, en uno de los conciertos inolvidables del continente.