Hace te contábamos el vínculo entre las canciones pegajosas y la prevención del Alzheimer, y específicamente sobre «Can’t Get You Out My Head» de Kylie Minogue. Recientemente unos científicos británicos publicaron un estudio en el que descubrieron en la forma en que se descargan por internet estas las canciones tiene el mismo patrón de contagio de los virus.

Descargar y compartir

El estudio, llamado Modelling song popularity as a contagious process, o ‘Modelamiento de la popularidad de canciones como un proceso contagioso» se basa en la idea de que las canciones pop son contagiosas. La forma en que estas son difundidas se puede graficar tal como se realiza con las curvas de contagio de los virus, un fenómeno que hoy en día todos conocemos por el coronavirus.

1
Gráficos del modelo SIR

Para el estudio trabajaron con la plataforma británica MixRadio, con datos desde 2007 hasta 2014. Específicamente usaron los registros de descarga de los celulares de marca Nokia, que al graficarlos se vieron tal como el modelo SIR (susceptible-infectious-recovered). Esto último es las posibilidades de contagiarse, estar infectado o con la capacidad de contagiar, y recuperarse.

El género más contagioso

Según el estudio, las canciones solamente se vuelven virales si la canción es pegajosa y si posee las condiciones sociales adecuadas. Los científicos tuvieron que diferencias los géneros musicales y los patrones en los cuales la música se compartía. Las canciones electrónicas eran las más populares y las que más rápido se contagiaban.

La hipótesis es que la electrónica es un género que tiene un nicho muy cerrado, por lo que los fans están muy conectados entre sí. Por eso, cuando sale una canción esta se comparte entre los «huéspedes» mucho más rápido que otras. Sin embargo, esto hace que los «infectados» la consuman y se aburran de ella, hasta que la superan y son «inmunes» a ella.