Muchos conocen a Paul McCartney como el «Beatle enamorado». Y como no, si gran parte de su material solista se dedicó a celebrar su bella relación con Linda McCartney, su esposa y una de las figuras más importantes de su vida. 

Y es que el apoyo constante de ella, su cuidado y compañerismo se puede sentir en múltiples eras de su música. Sin embargo, esta apasionada historia terminó trágicamente cuando Linda McCartney falleció con tan solo 57 años, cambiando para siempre la vida del británico. 

¿Cómo se conoció Paul McCartney con Linda?

Para muchos, la historia de Paul y Linda McCartney parece sacada de una novela romántica. Sin embargo, no todo fue tan sencillo como parecía. El Beatle era el soltero más codiciado de la época, conocido por no comprometerse rápidamente a diferencia de sus compañeros, quienes ya estaban casados.

Todo cambió cuando conoció a Linda Eastman, una joven fotógrafa con una pasión para retratar la escena musical de la década de los sesenta. Rápidamente existió una conexión entre ellos, donde Paul McCartney quedó maravillado por la pasión de esta por el arte fotográfico y ella de su lado artístico y divertidos. 

Paul McCartney
Paul McCartney y Linda

Para la época, su relación podía parecer controvertida, en especial para un ídolo como lo era Paul McCartney. Y es que Linda ya tenía una hija, Heather, de otra relación y era madre soltera, algo mal visto para la sociedad conservadora. Pero nada de esto le importó al músico, quien rápidamente se enamoró perdidamente de ella y su familia.

Los desafíos que enfrentaron

Linda representaba una rival para las fanáticas de The Beatles. Ella se estaba casando con el último miembro soltero de la banda, acabando con los sueños de miles de jóvenes. Esto provocó que se reunieran a fueras de la iglesia, donde seguidoras y medios transformaron su boda en todo un espectáculo. 

Paul McCartney intentó por años proteger a Linda y los cuatro hijos que tuvieron juntos, incluyendo a Heather. Sin embargo, la presión de la fama, la constante atención que recibían, la persecución de los medios y las batallas internas del inglés, dificultaron las cosas. 

Paul McCartney y Linda McCartney

Recientemente, Paul confesó que tanto él como sus compañeros de banda batallaron con problemas de salud mental, algo de lo que se hablaba poco en la época. Tras la separación de The Beatles, él entró en un periodo depresivo que afectó su pasión por la música y su ánimo para mantener una relación. 

El músico pasó de estar en la cima de la industria, ser parte de la banda más popular del mundo y tener la admiración de todos, a ser una persona rota por dentro y con pocas motivaciones para continuar su carrera. Sin embargo, Linda McCartney jamás se alejó de Paul y se convirtió en su flote frente a la adversidad.  

Paul McCartney
Paul Mccartney y su familia

«Linda me rescató y me salvó», confesó Paul posteriormente sobre el difícil periodo que enfrentó y el apoyo que recibió de su familia. Se fueron lejos de la ciudad y los fanáticos, se enfocaron a vivir de manera relajada y cuidar de la familia y de ellos mismos.

Esta nueva vida también inspiró la nueva música de Paul McCartney. Sin tanto arreglos o embellecimientos, el músico lanzó canciones simples, sobre la belleza de vivir y de amar. Gran parte de estas llevaban el nombre de Linda detrás, no solo como musa, sino que colaboradora en algunos temas. 

La música que Paul le escribió a Linda McCartney

Pese a ser un hombre reservado, toda su vida amorosa puede presenciarse en su música. Paul McCartney no era sutil en venerar a linda cada vez que podía en sus canciones, agradeciéndole su apoyo, destacando su personalidad y celebrando lo que representaba como esposa, madre, amiga, compañera y mujer.

En A Hard Day’s Write, Paul declara que son ellos contra el mundo, revelando lo apasionado de su amor en poco tiempo. «Tu y yo tenemos recuerdos más profundos que el camino que llevamos» le canta en la romántica canción. 

Sin embargo, también hay temas más oscuros, como Every Night. En esta canción, revela el estado depresivo tras el fin de The Beatles y cómo Linda fue fundamental para poder recobrarse y ponerse de pie una vez más. Además, señala que todo es más simple con ella, alejados de los medios y la constante presión de la fama.  

Pero la canción más icónica que Paul McCartney le escribió a Linda, es sin dudas Maybe I’m Amazed. El tema, considerado como uno de sus mejores, es todo un himno a su esposa, con una pasión que es difícil encontrar en otras canciones. 

La triste despedida

En 1995, la pareja recibió una dura noticia que cambiaría para siempre sus vidas. A Linda le diagnosticaron un agresivo cáncer de mama. Hicieron lo que pudieron para detener su avance y que comprometiera otras partes de su cuerpo.

Lamentablemente, nada fue suficiente y Linda falleció tres años después por la metástasis que llegó hasta su hígado. Solo tenía 56 años. Este fue un duro golpe para Paul McCartney, quien hasta el final la acompañó junto a sus hijos y cercanos.

Paul, George y se reunieron por primera vez desde su último concierto para despedir a Linda McCartney. El trío restante de The Beatles interpretó Let It Be, otras de las canciones que ella inspiró en la discografía de Paul. De esta forma, la despidieron a lo grande y con dolor. 

Hoy, Paul tiene otra relación y logró salir adelante. Sin embargo, constantemente referencia a Linda y sigue nombrándola como su «salvadora», asegurándose de mantener vivo su recuerdo. Y es que entre tanta tragedia del rock, su historia de amor es una de las más inspiradoras.