“Ninguna muerte me podrá alejar nunca de este teatro, como no se ha podido llevar a ninguno de los que estuvieron aquí. Digámosle al tiempo que su esfuerzo por borrar las huellas de los zapatos que han pisado este escenario es inútil”, fueron las palabras que un día mencionó Sharim, con respecto al día de su muerte.

Ocurrió en la madrugada del jueves 5 de noviembre, a las 5:50.  Tenía 88 años de edad.

Y para cumplir con sus peticiones, el actor chileno será velado este jueves entre las 12.00 y las 16.00 horas en la “Sala la Comedia” del Teatro Ictus, el que podría considerarse como su segundo hogar. Está ubicado en Merced 349, Santiago.

“La entrada al lugar se realizará de forma ordenada y por turnos para todos quienes quieran asistir, respetando las medidas sanitarias vigentes”, informaron desde el Teatro.

Este fue fundado en el año 1955 y es la compañía independiente de más larga duración en Chile además de ser la más longeva de Latinoamérica. En sus inicios se conformó por alumnos de tercer año de actuación del Teatro de Ensayo de la Universidad Católica (TEUC).

“HABLAR DE NISSIM SHARIM, ES HABLAR DE TEATRO”

Sharim fue un actor, director, dramaturgo, e influyente político de dicha compañía, que lo ha reconocido como una pieza fundamental de la institución por más de 50 años. Además, es uno de los actores más destacados en la escena nacional, asegura Ictus en un comunicado.

“Como Teatro Ictus, su hogar por más de 60 años, esperamos que lleve consigo el reconocimiento de todo un país que fue testigo de la resistencia y lucha que dio a través del teatro, que miró de cerca su dedicación absoluta a las artes escénicas”, agregan.

En 1967 salió de la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile y ejerció como abogado durante seis años. Sin embargo, tras asistir a una función del Teatro Ictus llamada “El velero en la botella”, quedó encantando por la forma en la que se hacía participar al público. “Recuerdo haberle dicho a mi esposa algo así como: si yo fuera dueño de esa sala, la de cosas que se me ocurrirían”, comentó Sharim una vez, y al poco tiempo, ya era parte de la compañía.

Además, tras el regreso a la democracia, fue electo como parte del directorio de Televisión Nacional de Chile, en el que permaneció durante toda su vida.

Pero una de las cosas que lo llevó a la fama- fuera de su reconocida labor en las tablas- fue una campaña publicitaria de un banco, que lo convirtió en un verdadero ícono de la cultura pop, a través de la característica frase: “¡Cómprate un auto Perico!”. Después de aquello, fue encasillado por años como el personaje “Perico”.

Te puede interesar: Primer Festival Internacional de Teatro Online: ¿Qué obras podrás disfrutar?

“Una vez me preguntaron a mí que le diría yo a la gente que no le gusta el teatro. Yo les diría que vayan al fútbol, que griten en partidos, que se comprometan con alguna idea noble. Que piensen que desde cualquier ángulo en que se esté, es posible hacer algo por hermosear la vida propia y la de los demás” fue lo que alguna vez mencionó.

«¡Hasta siempre querido Nissim!», lo despiden desde el Teatro.