En Francia, dos hermanos de diez años que se encontraban en cuarentena encerrados en una casa junto a sus padres, al sur de París, encontraron dos lingotes de oro avaluados en unos $35 millones de pesos.

Según la BBC, los jóvenes junto a sus padres residían en la capital francesa, y fueron a encerrarse a su vieja casa familiar en Vendôme. Al llegar al lugar los hermanos se pusieron a jugar, y le pidieron a sus padres permiso para coger algunas sábanas del cuarto de su difunta abuela.

Para sorpresa de los hermanos, al revisar las sábanas encontraron “dos objetos bastante pesados” que “no le prestaron mayor atención y los pusieron de vuelta en su sitio”, señaló el especialista que rematará las piezas, Philippe Rouillac, a un canal francés.

Al avisarle a su padre, el hombre encontró que los lingotes de un kilo fueron adquiridos por su madre en 1967, e incluso poseían un certificado de compra. Ahora están a la espera que con el auge del coronavirus aumente el valor del oro, pronosticando que podrían alcanzar incluso un valor de $88 millones cada uno al ser rematados.

«Vamos a esperar a que el precio del oro suba un poco más», dijo el padre de los dos hermanos, Philippe Rouillac. «Podrían valer al menos 100.000 euros».

Pero los dos hermanos no están dispuestos a renunciar a su descubrimiento sin algunas garantías clave.

«Le dijeron a su padre: ‘Vamos a poder tener una piscina'», dijo Rouillac a la BBC.

Te puede interesar: “Corazones”: El impacto en la música chilena y el fin de Los Prisioneros