Un equipo de científicos del Colegio Médico de Defensa Nacional de Japón ha creado sangre artificial que podría usarse en cualquier paciente, independientemente de su tipo de sangre, explica el medio IFLSCIENCE 

Según el artículo del equipo, publicado en la revista médica estadounidense Transfusion, los investigadores en Japón se propusieron desarrollar un sustituto de sangre artificial que pueda imitar y cumplir las funciones de la sangre biológica, principalmente el almacenamiento y el transporte de oxígeno, en especial para casos en los que un cuerpo sufre una pérdida severa de sangre durante la cirugía o después de un trauma.

Te puede interesar:Acusan malos olores en Quintero y evacuan a alumnos por intoxicación

Actualmente, si necesita recibir una transfusión de sangre, debe coincidir con su tipo de sangre o el «donante universal», tipo O negativo. Un sustituto de sangre de talla única superaría todo tipo de obstáculos existentes, desde donaciones insuficientes de minorías étnicas hasta encontrar coincidencias para tipos de sangre raros. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se recolectan 117,4 mil millones de unidades de sangre donada a nivel mundial, y eso todavía no es suficiente.

«Es difícil almacenar una cantidad suficiente de sangre para transfusiones en regiones como islas remotas», dijo a Asahi Manabu Kinoshita, profesor asociado de inmunología en el Colegio de Medicina de Defensa Nacional y coautor del artículo. «La sangre artificial podrá salvar la vida de personas que de otra manera no podrían salvarse».

Esta sangre artificial consiste en plaquetas y glóbulos rojos que pueden almacenarse de manera segura a temperatura ambiente durante más de un año. Las plaquetas aseguran que la sangre pueda coagularse y sanar con el tiempo, mientras que los glóbulos rojos aseguran que el oxígeno llegue a los órganos vitales.

Te puede interesar: Joker rompe récords de taquilla al rededor de todo el mundo

Para poder poner a prueba su creación, los investigadores transfundieron el sustituto de sangre en 10 conejos que habían sufrido una hemorragia letal por una lesión hepática. Sorprendentemente, seis de ellos sobrevivieron, lo que según el estudio tiene aproximadamente la misma tasa de éxito que una transfusión de sangre biológica, y ninguno de los animales experimentó ningún «evento adverso grave» en el estudio.

Si estos ensayos llegan a tener éxito en humanos, la invención podría resultar extremadamente útil y significaría un avance de tremenda magnitud para la ciencia y la medicina.