Hay canciones que han sido el resultado de largos procesos creativos para los artistas, pero hay otras que han sido una luz de creatividad y lograron salir en solo un par de minutos. Varias de esas canciones más tarde se convertirían en grandes éxitos que te invitamos a revisar en la siguiente lista.

Song 2 – Blur

«Song 2» fue una de las canciones que lanzó a Blur a la fama en 1997 y que los llevó a triunfar principalmente en Estados Unidos.

Todo empezó como una broma del guitarrista Graham Coxon, que cundo estaban en el estudio se puso a imitar lo que sería un tema grunge. Damon Albarn, cantante y líder, se unió a la broma y, como no tenía letra preparada, empezó a gritar «woo hoo». En media hora ya habían terminado de escribir su primer éxito, y por supuesto el «woo hoo» quedó dentro de la canción.

(I can’t get no) Satisfaction – The Rolling Stones

Es quizás una de las canciones más icónicas de The Rolling Stones y un éxito indiscutido a lo largo del mundo entero. Tanto así, que es una canción que la banda sigue tocando en todos sus conciertos hace más de 50 años.

¿Cómo la crearon?

Keith Richards estaba durmiendo, y se despertó con un riff de guitarra dando vueltas en su cabeza, lo registró en una pequeña grabadora y volvió a dormir. Cada vez que lo cuenta, lo hace con humor diciendo: «Dos minutos de Satisfaction y 40 minutos de mis ronquidos». Después Mick Jagger armó la letra muy rápido, y en solo un par de minutos nació una de las canciones de rock más reconocidas en el mundo.

Yesterday – The Beatles

«Yesterday» es, según el libro de Records Guinness, la canción más versionada de la historia, y una que no tomó mucho trabajo crear.

Paul McCartney soñó con esta canción, según él con las estrofas y el estribillo, y se levantó con la melodía en su cabeza. Llegó a pensar que era una canción que ya existía y que había escuchado en algún lado.

Cuando se levantó, se sentó en el piano y comenzó a tocar la canción. Dicen que grabó voz y guitarra en dos tomas.

La canción está a nombre de John Lennon y Paul McCartney, aunque John no estuvo muy involucrado en el proceso creativo, pero ese era el trato entre ambos, por eso había otras canciones en las que Paul McCartney no estaba muy involucrado pero también era firmada por ambos.

Single Ladies – Beyonce

«Single Ladies» es uno de los himnos de Beyonce. En un encuentro con el portal musical Genius, el coproductor y coescritor The-Dream (nombre artístico del músico Terius Nash) contó que se demoró «unos diecisiete minutos» en escribir la canción. «Normalmente, las canciones que escribes más rápido son las que se convierten en un mayor éxito porque las compones sin pensar demasiado, dejándote llevar por un estado de ánimo».

Supersonic – Oasis

El primer sencillo de Oasis fue lanzado en abril de 1994, y curiosamente, se convirtió en una de las canciones más populares de los hermanos Gallagher.

Alan McGee, capo de la discográfica de Oasis (Creation Records), quería que el primer sencillo de Definitely maybe fuera Bring it on down. Noel Gallagher no estaba de acuerdo, y con su personalidad avasalladora dejó el estudio, se fue a su casa, escribió «Supersonic» en 10 minutos y volvió. “Paren todo, ya tengo el single”, les dijo a los demás integrantes del grupo. Les mostró la canción y en media hora la estaban grabando.

Te puede interesar: Liam Gallagher lanzó «Once», nueva canción de su álbum como solista

Royals – Lorde

Con solo 17 años Lorde irrumpía en la escena musical el año 2013 con su primer disco y su sencillo «Royals». Al lanzar sus primeras canciones alcanzó rápidamente los número 1 de las listas tanto en Estados unidos como en Inglaterra.

Lorde escribió la letra de Royals en media hora cuando tenía 16 años en su casa, justo antes de una ir a una cita en el estudio. Cuando le mostró la letra a su productor, Joel Little, él vio algo potente en ella. Y no se equivocó.

Losing my religion – R.E.M.

«Losing my religion» es una de las canciones con mandolina más famosas en el mundo. Peter Buck, el guitarrista de R.E.M., ha dicho que fue compuesta en diez minutos en el estudio mientras el grupo jugaba con una mandolina y una base pregrabada sonaba de fondo. Gracias a esos diez minutos la banda pasó de ser conocida en pequeños círculos a ser uno de los grupos de rock que iban a definir el sonido de los noventa.

Seven Nation Army – The White Stripes

El 2003, The Strokes se posicionaba como la banda que iba a traer el nuevo rock a la vitrina, pero en ese momento dos chicos de Detroit, llamados The White Stripes lanzó un disco impresionante titulado Elephant, su primer sencillo era «Seven nation army». La canción tiene uno de los riff más reconocibles de las últimas décadas.

El tema se hizo conocido en el mundo entero 3 años después cuando la selección italiana de fútbol lo usó para celebrar que habían ganado el mundial.

El riff lo sacó por casualidad Jack White, líder de The White Stripes, durante una prueba de sonido de la banda en Melbourne. El guitarrista quedó bastante contento con el riff, se lo mostró a un empleado de su sello que andaba por ahí y él le dio un escueto: «Está bien”. Pero Jack White sabía que ese riff tenía potencial y definitivamente fue un visionario.

Te puede interesar: ¡Celebramos al rockstar por excelencia, Mick Jagger!

Paranoid – Black Sabbath

Los integrantes de Black Sabbath, fueron los pioneros del heavy metal, y uno de sus mayores éxitos es «Paranoid».

El bajista de Black Sabbath, Geezer Butler ha contado que: «La canción fue compuesta en el último momento. Básicamente nos faltaban tres minutos para completar el minutaje del disco [que terminó llamándose también Paranoid, 1970]. Tony Iommi empezó a tocar un riff de guitarra, yo hice la letra en unos minutos y Ozzy Osbourne la cantó. Y la grabamos del tirón». Todo lo hicieron en menos de media hora.

Rock and Roll – Led Zeppelin

En 1972, meses después de su publicación, esta canción todavía no alcanzaba los primeros lugares de las listas. Se convertiría en un éxito años después y principalmente por el revuelo que tuvo entre la audiencia española.

Una tarde de 1971 en un estudio de grabación, el grupo intenta buscar una salida para una canción que habían empezado a armar que se llamaba Four sticks. El baterista, John Bonham se aburrió de que la composición no fluyera y golpeó su batería imitando el arranque de una canción de Little Richard, «Keep a-knockin».

Jimmy Page comenzó a dibujar unos acordes de guitarra a lo Chuck Berry. Robert Plant se unió improvisando una letra. Y así, de un arranque de furia nació Rock and roll. Se demoraron cerca de media hora en sacar la canción. «Fue todo bastante animal. Queríamos volver a la esencia del rock and roll», dijo años después Robert Plant sobre esta canción.