Chernobyl se ha transformado en una de las series más comentadas del último mes. El trabajo audiovisual de HBO retrata el accidente nuclear ocurrido en 1986 en el pueblo soviético y con solo 5 capítulos ha conseguido una avalancha de críticas positivas. Ahora, una cadena de televisión rusa está creando su propia interpretación de la catástrofe.

Te puede interesar: Chernobyl: La serie que destronó a Game Of Thrones y Breaking Bad

Como una manera de salir a contar su propia versión y de manifestar  críticas hacia a la ficción de HBO, NTV, una estación conocida por su programación a favor del gobierno ruso, hizo pública su producción dedicada a la explosión nuclear que ocurrió en Chernobyl.

Chernobyl

«Hay una teoría de que los estadounidenses se infiltraron en la central nuclear de Chernobyl y muchos historiadores no niegan que el día de la explosión un agente de los servicios de inteligencia del enemigo estuvo presente en la estación», dijo a la prensa el director de la serie, Alexey Muradov.

El proyecto ruso dedicado a Chernobyl está siendo financiado parcialmente por el ministerio de cultura de Rusia y ya finalizó sus grabaciones. Actualmente está en proceso de post producción, sin fecha de estreno confirmada.

Lo que dice la historia

El 26 abril de 1986, errores en un ensayo rutinario de seguridad llevaron a que una explosión de la Central Nuclear V.I. Lenin de Chernobyl matara directamente a 31 trabajadores y desplegara una nube radioactiva sobre Chernobyl, Bielorrusia, Polonia, Checoslovaquia y Ucrania. 

La radiación contaminó a personas, animales y vegetación por décadas. De hecho, el Comité Científico de la ONU (UNSCEAR) estableció en 54 las víctimas fatales tras el suceso, pero en 2005, la Organización Mundial de la Salud entregó otro informe donde se establecían entre 4.000 y 9.000 muertes. Estos números corresponden a víctimas expuestas a bajas, pero aun así fatales, dosis de radiación. 

Te puede interesar: La comparación de Stephen King entre Donald Trump y los responsables de la tragedia en Chernobyl