Noticias

Una buena costumbre: Billie Eilish volvió a frenar concierto por sus fans

Billie Eilish nuevamente destaca por su conducta al detener un concierto para ayudar a sus fans. En Rock & pop te lo contamos.

Billie Eilish concierto
Getty

Hace algunas semanas te contábamos cómo Billie Eilish detuvo un concierto para ayudar a una fan en plena crisis de asma. Esto fue aplaudido en redes sociales, e incluso le valió un injustificado encontrón con Kanye West. A pesar de todo, el bienestar de los espectadores sigue siendo su gran prioridad, por lo que esta vez hizo una pausa prolongada para calmarlos.

Para Billie Eilish sus fans están sobre el concierto

Sucedió en Nueva York. La artista se encuentra en plena gira por los Estados Unidos, y el recinto más importante de todos fue testigo de su gran comportamiento frente multitudes efervescentes. Durante el concierto en el Madison Square Garden, Billie Eilish paró el concierto para decir "Si se quieren sentar, está permitido. Adelante, siéntense y respiren".

También algo recurrente, es que le pida a la primera fila que dé un paso hacia atrás. Esta técnica es usada por los artistas del mundo, como una forma de asegurar espacio para que todos sus fans puedan respirar. Si bien se trata de conductas comunes, y mínimas en un evento masivo de estas características, la tragedia de Astroworld le recordó a todo el mundo que estas cosas son necesarias.

Consciencia sin miedo a las críticas

Antes de esa tragedia dependía del artista si tomaba las precauciones o no, pero al parecer, ahora está siendo más recurrente que antes. No es primera vez que se reporta una pausa en un concierto de Billie Eilish, ya que solo unas semanas atrás hizo lo mismo para una fan que estaba teniendo una crisis asmática.

Esto generó revuelo, ya que muchos interpretaron sus palabras durante el suceso como una provocación hacia Travis Scott. A tal punto llegó ese intento de polemizar, que Kanye West puso en duda su participación en Coachella (donde Billie y él son cabezas de serie) a no ser que se disculpara públicamente con Travis.

Pero Eilish no cae en juegos infantiles, y se mantiene haciendo lo que mejor sabe hacer: Cantar y demostrarle a sus fans que sus conciertos son lugares seguros.