Noticias

Más que pasión, un sentimiento: Avril Lavigne tiene un dormitorio exclusivo de Hello Kitty

La princesa del pop-punk, Avril Lavigne, toma a Hello Kitty literalmente como un estilo de vida. En Rock & Pop te contamos de que se trata.

Avril Lavigne Hello Kitty
Getty

El ícono gatuno ha maravillado al mundo en todas las eras desde su creación en Japón en 1974. Son varias generaciones las que se han identificado con el personaje ficticio, sobre todo esa etapa pop-punk de principios de los 2000's. Claro es el caso de Avril Lavigne, quien diseño un espacio en su casa especialmente para rendirle tributo a Hello Kitty.

Hello Kitty: Más que una canción de Avril Lavigne

En su más reciente entrevista con Vogue reveló detalles íntimos de su hogar, pero sin duda lo que más llamó la atención, fue este particular espacio que suena incluso a un lugar de culto. Avril Lavigne tiene un dormitorio en su casa que cuenta exclusivamente con un diseño dedicado a Hello Kitty, pero que fue creado gracias al cariño de sus fans.

Avril Lavigne declaró: "Tengo una habitación de Hello Kitty en mi casa. Tiene un sillón gigante rosa que tiene muchos peluches de Hello Kitty que me han dado los fans en tours y recitales". Es que al parecer, lanzarle peluches de esta marca es parte de la tradición en sus conciertos. Ahora que vuelve a las pistas, probablemente será aún más grande su colección.

El punto más importante del hogar

Sin embargo, eso no es todo, ya que agregó: "La casa fue construida a partir de este dormitorio. Es grande y tiene un caño de stripper. Es una habitación para invitados, y todos se quieren quedar allí". Y cómo no, si no todos los días visitas el santo grial de Hello Kitty en el hogar de Avril Lavigne.

Todo esto en el marco del lanzamiento de su nuevo disco, Love Sux. El trabajo discográfico fue lanzado el viernes 25 de febrero, y nos trae de vuelta a la que alguna vez fue la princesa del pop-punk, pero esta vez con sonidos un poco más contemporáneo. Todo esto, para el disfrute de emos jubilados, y jóvenes rockeros dispuestos a dejar fluir la sombra de ojos y las tinturas de cabello.