El Día Mundial de los Océanos, decretado el 8 de junio de 2009 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), es el día que simboliza el 80% de contaminación humana en los océanos, con 8 millones de toneladas de plástico al año que recaen en el mar,  (en 2020 se estimó que eran más de 500 millones de toneladas).

Todo estos datos recalcan el crudo panorama que se hace presente como problema en la actualidad, como también, la urgente necesidad de cuidar y sanar la fuente de vida de todos lo seres vivos en la Tierra: Los Océanos.

Fuera de la abundante diversidad que esconde en sus interiores y la gran superficie que abarca (casi 3/4 partes de la Tierra). Su implicancia en la vida terrestre es fundamental. El 50% del oxígeno que consumimos los seres vivos emana de esta fuente. Asimismo otros miles de procesos necesarios para la vida del planeta tienen su origen en el mar, como lo es la absorción de dióxido de carbono (CO2) o incluso la regulación de las condiciones atmosféricas y climáticas.

Océanos abundantes en CO2 y acidificación

Este gas tóxico es uno de los tantos problemas que se discuten en torno a la crisis climática, pues las emisiones humanas desde la revolución industrial comenzaron a incrementarse desenfrenadamente.

Con respecto a los océanos este gas tiene que ver con la «acidificación», proceso en el cual el agua de los océanos absorbe el CO2 afectando el pH del agua y, por lo tanto, el agua se torna más acida. Esto recae en todos los organismos vivos de los océanos (en especial los arrecifes de corales) y, en consecuencia, recae en todos los seres vivos de la Tierra.

Coral Vivo Vs Coral Muerto
Coral Vivo / Coral Muerto

Según Oceana, organización internacional que «defiende» los océanos «Los océanos absorben aproximadamente el 30% de las emisiones globales de dióxido de carbono y el 80% del calor generado por el creciente aumento de los gases efecto invernadero, atenuando de esta forma muchos de los impactos nocivos de la contaminación atmosférica» afirma la organización.

Sin embargo esto tiene un costo, pues lo océanos elevan sus temperaturas y se acidifican, generando una cadena de cambios climáticos, que van desde incrementos en las temperaturas globales, sequías y fenómenos climáticos varios. 

Las islas de plástico y el exterminio de la pesca

Otra variante en torno a las problemáticas causadas por los humanos, son los plásticos. El uso indiscriminado de plástico, elemento que necesita cientos de años para degradarse, es una plaga en lo océanos tanto así que casi todos (sino todos) los seres vivos ya tienen integrados en sus interiores micro-partículas de plástico. 

Plástico Océanos

El humano tiene la culpa. Según GreenPeace, el 80% de los residuos que encontramos en el mar provienen de los humanos. Mientras que el 20% restante proviene de la vida marina.

Como última variante de las problemáticas a mencionar (hay muchas más) , está la pesca que a lo largo del tiempo y en relación al crecimiento demográfico mundial y los cambios climáticos se ha vuelto insostenible.

Es evidente que muchas organizaciones han estado trabajando sin cesar para defender los océanos y su vida. Pues cada vez se hace más necesario para combatir la crisis climática y por tanto la vida del planeta Tierra. 

Una buena forma de entender estas problemáticas (y didáctica además) es mediante los documentales. Presentamos una pequeña selección de los documentales más controversiales y esclarecedores de las problemáticas antes mencionadas.

Para sensibilidad del lector, todos los documentales exponen la realidad de manera cruda, a veces angustiante, no obstante dejan un aprendizaje. La buena noticia de esto es que todas estas piezas audiovisuales la puedes encontrar en Netflix.

Documentales para ver en el Día Mundial de los Océanos

Seaspiracy: la amenaza conspirativa de la pesca

Este reciente documental (2021), dirigido por Ali Tabrbrizi, habla sobre cómo la pesca se ha vuelto una práctica insostenible, además de mostrar gráficamente el impacto de esta industria en el ecosistema y biodiversidad del planeta Tierra.

El documental  narra de manera exploratoria (se va descubriendo a sí mismo) las conspirativas relaciones que existen en la industria pesquera y la desregulada práctica de pesca existente en casi todos los océanos.

La diversidad temática que expone el documental son:  los deshechos plásticos, los criaderos supuestamente «sustentables», la captura accidental por la pesca de arrastre e incluso el tráfico de droga y personas.

Sin duda, un imperdible documental que te dará para pensar, sobre todo al momento de comprar algún tipo de pescado. La pieza audiovisual la puedes encontrar en Netflix.

 

Chasing Coral (En busca del coral) : los corales como pilar de la vida terrestre

El protagonista en este caso, son los arrecifes de corales. El documental estrenado en 2017 y dirigido por Jeff Orlowski, narra el misterioso mundo submarino, enfocado en esta catedrales marítimas y fuente de la vida y diversidad que existe en los océanos: los arrecifes de corales.

Como se mencionaba en este artículo, estos organismos presentes en el suelo marítimo, son los más afectados por el proceso de acidificación, el cual se encarga de dejar estas fuentes de vida marítima equivalentes al desierto más inerte o la tierra menos fértil del planeta Tierra.

Este proceso no sólo recae en la disminución de la diversidad marítima, sino que también es la radiografía de las sequías, el deshielo,  el aumento de las temperatura marítima y, en consecuencia, la temperatura global. 

Un imperdible más, crudo en sus cifras y el reflejo de una verdadera tragedia ecológica. No todo es negativo, pues este documental (que también se puede encontrar en Netflix), llama directamente a la acción y da un esperanzador mensaje en su desenlace.

 

Un océano de plástico (A Plastic Ocean), el pescado con sabor a plástico

Este crudo documental  del 2016, tal como dice su título, habla sobre los plásticos en el mar. El director Craig Leeson, nos expone la exorbitante cantidad de plástico que recae en los océanos. Tan preocupante resulta esto en cifras, que se prevé que casi todos (sino todos) los organismos vivos del océanos llevan en su interiores al menos micropartículas de plástico.

En su búsqueda de aventuras siguiendo el rastro de la ballena azul Leeson, se encuentra de frente no sólo con redes de pesca o plástico repartido en el océano, sino con verdaderas «islas de plástico». 

Este elemento tan presente en nuestras vidas diarias, producen cantidades exuberantes de desechos por día. El documental en cuestión llama a una acción inmediata, tratando de evitar la irreversibilidad del cambio climático.

 

Hablar de los océanos en estos tiempos de crisis climática, parece totalmente necesario. Los documentales antes expuestos, nos facilitan la tarea de comprender las problemáticas que existen en el mar y, a su vez,  nos demuestran la imperiosa necesidad de generar consciencia respecto a unas principales fuentes de vida del planeta Tierra: Los Océanos.