Prince y Michael Jackson son dos de los íconos más importantes de la historia de la música. Sin duda, su trabajo marcó la década de los ochenta y generaron una ola de inspiración que continúa hasta el día de hoy. Sin embargo, los ídolos no tenían una buena relación entre ellos.

Y es que como si fuera una competencia por el trono, los músicos se enfrentaron en más de una ocasión detrás de escenas, intentando superarse mutuamente. Así, se creó una histórica rivalidad que muchas veces fue más allá de solo una competencia amistosa.

¿Por qué comenzó la rivalidad entre Prince y Michael Jackson?

En ocasiones, las rivalidades pueden generar que los músicos se potencien uno a otros para crear sus mejores trabajos. En 1978, Prince lanzó su primer álbum de estudio, For Youque falló en entrar a los grandes listados. Sin embargo, Michael Jackson tuvo su primer gran éxito solista un año después, con Off the Wall. 

Fue en 1982 cuando Prince logró su primer Top 10 en las lista, con el icónico 1999Este álbum remeció la escena musical de los ochenta y ya lo posicionaba como la estrella que marcaría la década. Sin embargo, Michael no se rendiría pronto y lanzó Thriller, su propia obra maestra. 

Así, los músicos fueron lanzando sucesivamente material para superar al otro, mientras los medios los comparaban una y otra vez. Sin embargo, para 1987 los músicos estuvieron cerca de unirse en una colaboración, que terminó siendo el punto de quiebre en su relación. 

Prince sería originalmente parte de Bad de Michael Jackson, el sencillo homónimo de su séptimo álbum de estudio. Sin embargo, cuando Jackson le mostró la primera línea de la canción, el artista se retiró espantado de la colaboración. 

«Tu trasero es mío», canta Michael Jackson en la entrada de Bad. Para el artista, esta frase era tan ridícula que no quería tener nada que ver con esta canción. Además, posteriormente también rechazaría su invitación al clásico We are the World, el cual consideró de baja calidad musical.

La polémica presentación

Desde este punto, Michael Jackson y Prince comenzaron a lanzar múltiples dardos en contra del otro. Sin embargo, se volverían a encontrar en un concierto de James Brown, donde ambos actuarían. Como era de esperarse, Jackson arrasó su presentación y motivó a que el siguiente intentara superarlo.

Lamentablemente, Prince cometió un error de cálculo y se cayó del escenario. El momento fue toda una vergüenza para el músico pero un goce para Jackson. «Él hizo el ridículo. Fue un chiste», señalaría posteriormente el interprete de Beat It.  

Según los rumores, Michael Jackson veía esta presentación cada vez que necesitaba prepararse, para sacar un par de risas. Pero para Prince no fue nada chistoso y, según el mismo Quincy Jones, intentó atropellar a Michael con su limosina.

Posteriormente, se sabría que ambos artistas odiaban ser comparados con el otro. Prince vivía bajo la sombra del éxito comercial de Jackson, mientras que este era visto como un animador y lejos de la integridad artística y habilidad musical del cantante de Purple Rain.

Pese a la rivalidad que estos pudieron tener, su competencia provocó que lanzaran los mejores álbumes de su carrera. Así, pese a lo hostil que pudo llegar a ser, su relación pasó a la historia como un momento icónico de la cultura pop, pocas veces repetible.