Unas de las estrellas de la música más grandes del Reino Unido firmaron una carta dirigida al primer ministro Boris Johnson. Esto, con el objetivo de realizar una reforma al negocio de las plataformas de streaming.

¿Quiénes firmaron esta carta y qué tiene que ver con los servicios de streaming?

Esta carta de la Unión de Músicos de Reino Unido, en asociación con la Academia Ivors y la campaña #BrokenRecord, dice que la ley sobre las compañías de streaming y el pago de ganancias “no ha seguido el ritmo del cambio tecnológico”. Esto, dentro de la industria musical.

Entre las 156 firmas de la carta, se incluye a legendas como Paul McCartney, Kate Bush, Damon Albarn, Chris Martin y a Noel Gallagher.

streaming

Esto se produce mientras los parlamentarios de ese país están examinando el impacto económico que la música en streaming está teniendo en los artistas, los sellos discográficos y la industria musical. Esto, como parte de la investigación «Economía de la Música en Streaming».

El parlamento británico se encuentra examinando esta molestia en la industria

Esta investigación sobre el streaming la ha revisado el Comité Selecto del Departamento de Digital, Cultura, Medios y Deportes de la Cámara de Comunes del parlamento británico. Ellos han estado examinando este modelo comercial desde el año pasado. Esto, con énfasis sobre si este modelo es justo o no para los compositores e intérpretes.

streaming

Los artistas involucrados en la carta, dicen que la escribieron «en nombre de la generación actual de artistas, músicos, y compositores de Reino Unido«. Esto, para pedirle al gobierno que adapte las leyes que benefician al streaming. Y así, «devolver el valor que le pertenece a la música y en manos de sus creadores».

En esta se agrega que «como resultado, los artistas, intérpretes y compositores no disfrutan de las mismas protecciones que tienen en la radio«. También se sugiere que «sólo es necesario cambiar dos palabras en la Ley de Derechos de Autor, Diseños y Patentes de 1988. Esto con tal de que los artistas e intérpretes de hoy reciban una parte de los ingresos.

También, aseguran que este cambio no le costará nada al contribuyente. Pero sí pondrá más dinero en los bolsillos de los contribuyentes del Reino Unido y aumentará los ingresos para servicios públicos como el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido.