A raíz de la pandemia por el COVID-19, numerosos países se encuentran instalando normas sanitarias. Esto, con el fin de limitar el desplazamiento de sus ciudadanos y evitar alzas en los contagios. Existen personas que aún no logran dilucidar la importancia de quedarse en casa, sin embargo, algunas autoridades en Filipinas se estarían excediendo en las sanciones que les dan a las personas que no respetan estas reglas.

En Filipinas, ha surgido preocupación por sus autoridades, ya que estarían incurriendo en abuso de poder con estos infractores. El caso más reciente es el de una persona que falleció luego de que lo obligaran a hacer 300 sentadillas como castigo.

¿Cómo fue el castigo de este hombre en filipinas?

A un hombre llamado Darren Manaog Peñaredondo se le detuvo en la ciudad de General Trias, en la isla de Luzón, la cual se encuentra en una cuarentena estricta. Esto sucedió luego de que lo sorprendieran yendo a comprar agua luego del toque de queda.

Según lo que indicaron medios locales, a Peñaredondo se le llevó junto a otros infractores a una plaza que quedaba cerca, justo en frente al edificio municipal. Allí, se les indicó que hicieran 100 ejercicios que eran similares a las sentadillas. Si estos no lo hacían de manera sincronizada, la policía les dijo que tendrían que realizar más ejercicios como castigo.

filipinas sentadillas toque de queda

A Peñaredondo, en particular, lo obligaron a hacer el movimiento 300 veces, ya que se cayó varias veces y no era capaz de coordinar con sus compañeros.

Gracias a que otros infractores lo ayudaron, pudo volver cojeando a su casa. Su novia, cuando llegó, creyó que lo habían golpeado. De hecho dijo al día siguiente que se comenzó a quejar de fuertes dolores en las rodillas y los muslos. Habría luchado para caminar e incluso gateaba por el suelo para poder moverse.

Al pasar las horas, tuvo una convulsión y se desmoronó. Esto, a pesar de que un vecino le realizó reanimación pulmonar y lo revivió por poco tiempo.

filipinas sentadillas toque de queda
Reuters

¿Qué dijeron las autoridades?

Sobre este caso en particular, el alcalde de la ciudad, el General Trias Mayor Antonio Ferrer, ordenó a que las autoridades investiguen este hecho. También denominó este castigo como “tortura”.

Por su parte, el jefe de la policía local, Marlo Nilo Solero, insistió a los medios de comunicación que tal castigo nunca existió, aclarando que los que infringen el toque de queda sólo reciben sermones. Añadió que el castigo físico no está permitido y que no existiría tolerancia sobre algún hecho parecido.

Sin embargo, esta no sería la primera vez que acusan a la policía filipina de tratar de manera inhumana a los que infringen las reglas para prevenir nuevos contagios.

filipinas sentadillas toque de queda
Getty

Human Rights Watch publicó un informe el año pasado donde denunciaban que la policía y autoridades locales estaban poniendo a los infractores del toque de queda en jaulas para perros y obligándolos a sentarse al sol como castigo.

La semana pasada, el presidente del país, Rodrigo Duterte, declaró que a cualquiera que desatendiera las medidas de salud pública se le fusilará. Mas tarde, el jefe de la Policía Nacional dijo que Duterte sólo estaba transmitiendo la gravedad de la crisis sanitaria. Así que por ningún motivo alguien va a recibir disparos, aclaró.

A la fecha, Filipinas tiene un registro de poco más de 800 mil casos positivos de coronavirus. A esto, se suman más de 13 mil fallecimientos.