Con la reciente muerte del controversial productor (y femecida) Phil Spector, hacemos un pequeño retroceso en la historia de la música pop. Ahora, para analizar al particular estilo Doo-Wop, cuyos exponentes inspiraron al «Genio loco de la Rock’n’Roll».

El Doo-Wop es una subcategoría del canto grupal, que incluye las siguientes cualidades musicales: una armonía, sílabas sin sentido, instrumentación ligera y una melodía sencilla.

En este estilo el foco está en el arreglo de la voz. Los artistas solistas encajaron dentro del antiguo subgénero sólo cuando fueron acompañados por un grupo y son más prodigiosos que sus pares.

Armonía grupal

En el Doo-wop las armonías grupales van por debajo de la voz principal. Generalmente, el segundo tenor y barítono se mezclan para producir un sólo sonido. Además, las composiciones cuentan con un tenor alto (falsete) que envuelve a la voz principal y al bajo.

A comienzos de los ’50, grupos como The Ravens Five Keys empujaron las técnicas de fusión de voz del reino del R&B al Doo-Wop, con el uso de «armonías silvadas».

La evolución del subgénero

Según reporta Survey of American Popular MusicEl Doo-Wop surgió en los guetos urbanos a través de de la fusión de ritmos como el Blues, Gospel, y los grupos vocales negros que surgieron en la era post-Segunda Guerra Mundial.

El estilo representaba la culminación de muchas horas de ensayo de grupos de  jóvenes (generalmente negros) que practicaban horas en gimnasios, calles y casas. Dichos grupos buscaban desesperadamente el sueño americano a través de la fama musical.

El Doo-Wop comenzó a popularizarse entre los años 1948 al 1951. Esto es notorios en los éxitos It’s too soon to know de Orioles y Sixty-Minute Man de Dominoes. El subgénero fue comercialmente exitoso hasta el comienzo de los ’60.

El Neo-Doo-Wop

El ímpetu de la última fase del subgénero persistió entre los 1960 a 1963, con un revival de la música de décadas pasadas.

A pesar de que esta fase mantuvo las melodías y líneas simples, los artistas exageraron las calidades clásicas del Doo-Wop, con una mayor preponderancia de falsetes en las voces principales y bajos más gruesos.

Algunos de los hits de la última época del Dojo-Wop incluyen Rip Van Winkle de The Devotions (1961) y Pretty Little Angel Eyes de Curtis Lee With the Halos (1961)