Los efectos del calentamiento global en nuestro planeta ha llevado a que muchas especies cambien sus maneras de existir. Uno de ellos es el caso de los tiburones, animales marinos que ahora nacen desnutridos y sin mayores fuerzas para seguir viviendo. 

Este estudio fue publicado en en la revista Scientific Reports y fue realizado por investigadores del Centro ARC de Excelencia para Estudios de Arrecifes de Coral de Australia en la Universidad James Cook y la Universidad de Massachusetts. 

La comisión investigadora señala que otro de los efectos que la gran crisis climática ha perpetuado sobre estos animales es que ahora nacerían mucho más pequeños que antes.

Los tiburones estudiados fueron unos que habitaban la Gran Barrera de Coral. Este lugar, situado en Australia, es un arrecife reconocido por tener una de las aguas que alberga más corales en el planeta con un tamaño de casi 345.000 metros cuadrados. Su gran dimensión permite ser el hábitat de muchos ecosistemas, entre ellos el de los tiburones de charretera.

Este tipo de tiburones, según comentó una de las investigadores, Jonnie Rummer, «es conocido por su resistencia al cambio, incluso a la acidificación de los océanos». Sin embargo, se han visto perjudicados por el aumento de temperatura en las aguas.

Rummer explicó al respecto que al haber cambios de esta índole las especies modifican sus ambientes y modos de reproducirse. “las criaturas nacen o eclosionan en ambientes que apenas pueden tolerar”, asegura.

¿Por qué son necesarios los tiburones?

La importancia de estos animales en los ecosistemas marinos recae en que los tiburones son quienes ayudan a que se mantenga una estabilidad, ya que ellos se comportan como depredadores.

Carolyn Wheeler, candidata a doctorado en el Centro de Excelencia ARC para Estudios de Arrecifes de Coral comenta que estos animales:

 «Mantienen los ecosistemas oceánicos saludables. Sin depredadores, ecosistemas enteros pueden colapsar, por lo que debemos seguir estudiando y protegiendo a estas criaturas».

Ya son muchas las especies que se han visto perjudicadas por la gran crisis climática que existe actualmente. Una de las soluciones para atenuarla está en tomar conciencia de los cambios que esta puede producir en el planeta y sus ecosistemas. Además, es fundamental comenzar a tomar acción al respecto para que, en un futuro, el efecto sea menor.