A inicios de esta semana, el laboratorio estadounidense Moderna anunció que su vacuna contra el Covid-19, actualmente en fase tres de ensayos, ha mostrado un 94,5% de eficacia.

Moderna tiene en marcha una prueba con 30.000 personas en colaboración con los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos. La mitad de los participantes ha recibido la vacuna y la otra mitad una inyección de agua con sales como placebo. El primer análisis se ha realizado tras detectar 95 infecciones sintomáticas, 90 de ellas en el grupo que no recibió el medicamento real.

moderna vacuna

“Lo más importante es que solo 11 de las 95 personas que enfermaron lo hicieron con una forma grave, con hospitalización y problemas de respiración. Y los 11 estaban con el placebo. Esto sí que no lo esperábamos ni en nuestros sueños“, explicó a El País Juan Andrés, director técnico de Moderna.

“El estudio preliminar ha concluido que no hubo problemas de seguridad significativos. La mayoría fueron casos suaves o moderados, de corta duración“, agregó Andrés.

No obstante los buenos resultados anunciados por Moderna, tienes que saber que esos aún no han sido evaluados por científicos independientes.

Algunos efectos secundarios de la vacuna de Moderna

La empresa reportó efectos como dolor en el lugar de la inyección (en el 2,7% de los vacunados), fatiga (casi el 10%), dolor de articulaciones (5%) y dolor de cabeza (4,5%). “Son los síntomas que uno tiene con una gripe moderada”, dijo el ejecutivo de Moderna.

En un comunicado de prensa, la compañía destaca que su ensayo incluye a 7.000 personas de más de 65 años y a otros 5.000 menores de esa edad, pero con enfermedades crónicas vinculadas a un mayor riesgo de Covid-19 grave, como la diabetes, la obesidad y las patologías cardiacas.

Al igual que la vacuna de Pfizer (que la semana pasada anunció 90% de efectividad en sus ensayos fase 3), la vacuna de Moderna requiere dos dosis, espaciadas 28 días.

Moderna tiene previsto fabricar antes de final de año 20 millones de dosis para su distribución en Estados Unidos. Su plan es producir entre 500 y 1.000 millones de dosis en 2021.

En cuanto a su almacenamiento, Andrés afirmó que “se espera que la vacuna permanezca estable 30 días en la nevera”.

“Esto es un cambio absolutamente radical en cuanto a la flexibilidad para tener la vacuna en todos los sitios. Donde no haya congeladores puedes llevar la vacuna y tenerla 30 días almacenada en la nevera, para vacunar en residencias de ancianos, en pueblos pequeños, en sitios donde no haya grandes infraestructuras”, dijo.

Hace una semana, la farmacéutica Pfizer aseguró que su vacuna contra el Covid-19 ha mostrado una efectividad del 90%, según los primeros datos arrojados por los estudios en la fase 3 de los ensayos.

Días después, Rusia anunció que su vacuna contra el Covid-19 había logrado un 92% de efectividad en los ensayos.