Taylor Swift ha respondido a los reportes de que su música está en nuevas manos. La cantante usó sus redes para referirse a la venta de los derechos de sus creaciones, señalando que se vendieron a sus espaladas. Sin embargo, aseguró que no todo es negativo. 

Te podría interesar: Paul McCartney planeaba unirse a Taylor Swift en Glastonbury

Variety confirmó que la empresa de Scooter Braun, Ithaca Holdings LLC, vendió los derechos de la música de Taylor Swift. Así, la compañía privada Shamrock Holdings, adquirió el catálogo de la cantante en una compra de $300 millones de dólares.

¿Qué ocurrió?

Scooter Braun adquirió la propiedad musical de Swift en 2019, luego de comprar el sello Big Machine. Fue en este sello musical donde la cantante firmó su primer contrato, donde se establecían como dueños de sus primeros seis álbumes. A través de sus redes, la artista criticó el hecho entonces, asegurando que el empresario llevaba años intentado provocarla y molestarla, calificándolo como «control tiránico».

Ahora, la cantautora utilizó su Twitter para referirse públicamente a este nuevo capítulo. Taylor Swift señala que durante el último año intentó llegar a un acuerdo con Scooter Braun sobre la propiedad de su música, pero estos fallaron. «El equipo de Scooter quería que firmara un acuerdo de no divulgación donde dijera que jamás dijera otra palabra sobre Scooter Braun al menos que fuera positiva.«, señaló.

Añadió que su equipo le aseguró que esta clausula no tenía precedentes en este tipo de contratos, comparándolo con «silenciar a un acusador de abuso pagándole.» Así mismo, comentó que nunca se le ofreció siquiera un precio por la música, por lo que jamás hubo una intención de venderle estos derechos.

Continuó además, señalando que hace una semanas la nueva disquera la contactó para informarle de esta nueva compra. «Esta es la segunda vez que mi música es vendida sin mi conocimiento. La letra decía que querían contactarme antes de la vente, para que estuviera al tanto, pero que Scooter Braun exigió que no me contactaran o a mi equipo, o se cancelaría el acuerdo.», aseguró. Si bien la cantante quería colaborar con la compañía, la participación de Braun en esta la llevó a negarse. 

Sin embargo, no todo sería tan malo para la cantante. Taylor Swift confirmó que ya comenzó a grabar nuevas versiones de su música, para poder tener la propiedad intelectual de estas nuevas versiones. Además, señaló que tiene múltiples sorpresas para sus fanáticos en un cercano futuro. «Los amo chicos y simplemente voy a seguir navegando, como dicen.» finalizó.