¿Qué harías si en una de tus compras por internet viene un mensaje pidiendo auxilio? Esto fue lo que le sucedió al joven llamado Arslan Gibadullin, en la ciudad de San Petersburgo, al comprar un par de pantuflas. “Ayuda, estoy en una cárcel China por favor ayudar uyghur”, decía el mensaje cosido por dentro del producto.

Ante la sorpresa, Arslan decidió publicar la nota en su cuenta de Instagram y la imagen rápidamente fue viralizada alertando a expertos en Derechos Humanos.

“Llegué a casa y comencé a ponerme las pantuflas. Tan pronto como metí la mano en uno de ellos, descubrí una nota extraña cosida con fuerza dentro de la prenda”, afirmó el afectado al medio The Moscow Times. Sin embargo, el medio no ha podido verificar la autenticidad de la nota incrustada en las pantuflas.

Pero… ¿Qué podría significar el incidente de las pantuflas?

Este suceso hizo que se volviera a centrar la atención a la industria de la moda y sus proveedores chinos, quienes podrían estar haciendo trabajo forzoso de los uigur, según EnCancha.cl.

Según información de la BBC, los uigur son musulmanes que se consideran a sí mismo como una etnia y cultura, los que se encuentran viviendo en China, siendo la minoría en ese territorio. Por eso, según activistas, el gobierno podría estar restringiendo y persiguiendo a esta cultura.

Así mismo, el Instituto Australiano de Política y Estrategia emitió un informe en donde se indicó que más de 82 marcas grandes se benefician del trabajo forzoso de los uigur. Puedes entrar al informe pinchando aquí.

Te puede interesar: ¿Qué pasó? Joven compró zapatillas y recibió muestras de sangre del ISP

Por otro lado, el medio The Guardian informó que una coalición de 180 organizaciones de DDHH indicó que «prácticamente toda»  la industria de la moda es cómplice del trabajo no voluntario de esta cultura, según EnCancha.cl