La estrella del rock, de 72 años, es conocida por su carrera como solista pero también por su trabajo con la banda Fleetwood Mac lo que la hace ser de las pocas artistas que lleva una carrera musical doble. Es la primera mujer en la historia en ingresar dos veces a The Rock and Roll Hall of Fame y la revista Rolling Stone la llamó “Reina actual del Rock” por su vigencia y trabajo constantes.

El próximo 21 de octubre lanzará “24 Karat Gold- El concierto», que repasa parte de la lista de sus grandes éxitos. Es en este contexto que la rockera decide conceder una entrevista para The Guardian, donde habla temas que han marcado su vida: el bótox, las drogas, el aborto y su insistencia en que no está dispuesta, a sus 72 años, a renunciar a su carrera.

“Si no hubiera abortado, estoy bastante segura de que no habría existido Fleetwood Mac”.

En 1979, Nicks interrumpió su embarazo cuando salía con el cantante de los Eagles, Don Henley. Asegura que no habría podido tener un hijo en esa época, cuando Fleetwood Mac estaba en pleno apogeo y trabajaban mucho por ello. Menciona que el derecho al aborto fue una de las grandes luchas de su generación. Además, afirma que si el presidente Trump gana las elecciones y pone al juez que el quiere, ella empujará a las mujeres a hacerse abortos clandestinos.

Con respecto a las drogas, comenta que

“Es una droga muy sutil; simplemente no lo sientes mucho, o eso crees. En la botella dice: “Tómelo según sea necesario”. Eso es lo más estúpido que he oído en mi vida. Entonces piensas: “Bueno, lo necesito cada dos horas”.

Esto porque ella tuvo una adicción al medicamento clonazepam y asegura que ese ha sido el único arrepentimiento de su vida. Recuerda esta etapa como un vacío en el que dejó de crear. Para ella fue solamente un “no-tiempo” en el que dejó de vivir, solo existía. “Un consejo: si alguien alguna vez intenta que tomes Klonopin, grita y sal corriendo de la habitación”.

Te puede interesar: Stevie Nicks quiere a Harry Styles en su nueva miniserie

La cantante cuenta además que si dejara de cantar “se mataría” y es por esto que toma muchos resguardos con respecto al coronavirus. Le da mucho temor porque en el año 2019 cayó gravemente enferma y terminó en cuidados intensivos. Después de aquel susto, teme que contraer COVID-19 podría poner fin a su carrera como cantante. Tal como algo parecido le pasó a su madre, quien estuvo en un respirador durante tres semanas debido a una cirugía de corazón abierto. Después de eso estuvo ronca toda su vida.

“Nunca te pararás en una habitación llena de hombres y sentirás que no puedes seguirles el ritmo. Y nunca dependerás de un hombre para que te apoye”

Se refiere la cantante a una de las mayores enseñanzas que le dejó su madre, quien falleció el año 2012. Ante esto comenta que algunas personas le tienen mucho miedo a la muerte y a que gente cercana se muera. Sin embargo ella siempre ha creído en fuerzas espirituales y por eso sabe que su mamá está cerca todo el tiempo.

Y es tajante en cuanto al tema de la belleza y el cuidado estético:

“Déjame decirte que el bótox hace que parezcas de una secta satánica. Solo me lo he puesto una vez (…). Me miraba al espejo e intentaba levantar una ceja y decía: “Oh, ahí estás, eres la hija cabreada de Satanás”

La rockera comenta que siempre se ha encontrado guapa pero sabe que a pesar de lo hermosa que alguien pueda ser, va a envejecer y ya no será como cuando tenía 25 años. Esto es algo que se lo dice a muchos de sus amigos.

“Los hombres no están con mujeres más jóvenes porque quieran tener familia, lo hacen porque necesitan tener una esposa más joven para poder sentir esa pulsión romántica de nuevo”, afirma Nicks, cuando le preguntan sobre las parejas y el amor. Ella a los 50 tuvo una relación con alguien de 30, pero se dio cuenta que ya había vivido esa época y no quería volver a hacerlo.

Stevie Nicks está próxima a lanzar su nueva película que se estrenará en los cines del 21 al 25 de octubre y se puede encontrar una proyección en stevienicksfilm.com.

Al parecer, la edad no es un impedimento para ella y pese a todo lo que le ha tocado vivir, no piensa dejar de lado las cosas que la apasionan.

“No estoy, a los 72 años, dispuesta a renunciar a mi carrera”, asegura.