A tres días de cumplirse un año del estallido social ocurrido el 18 de octubre de 2019, la influyente revista TIME publicó una columna con las palabras de Gustavo Gatica, una de las 445 personas que sufrieron lesiones oculares en Chile durante las protestas.

«Me dispararon y perdí la vista por protestar contra la desigualdad en Chile. Necesitamos seguir exigiendo justicia» es como comienza el texto del joven de 22 años que recibió impactos de balín en sus ojos, el 8 de noviembre de 2019, perdiendo la visión en ambos.

“Mi vida cambió por completo el 8 de noviembre del año pasado”, comenzó relatando. “¿Por qué me dispararon? Por ejercer mi derecho a protestar”, agregó en su escrito.

“Ese día, carabineros, miembros de la policía nacional de Chile, me dispararon en ambos ojos, dejándome completamente ciego”, agregó, explicando que “antes de ese día, yo era un estudiante ordinario de Santiago, estudiaba psicología, jugaba baloncesto, andaba en bicicleta y tocaba el bajo”, dijo antes de relatar lo ocurrido el día del ataque.

columna gustavo gatica revista time

E indicó que durante la jornada del ataque, “participaba en una manifestación social masiva, parte de una ola de protestas que comenzó el 18 de octubre de 2019 para cambiar un sistema que se basa en la desigualdad”, precisando que las protestas comenzaron “debido a un aumento en el precio del transporte público, pero ese fue solo el detonante después de décadas de injusticia. Salimos a las calles para cambiar eso, para exigir un acceso más equitativo a la salud y la educación, y mejores pensiones”.

“Pero en Chile, reclamar tus derechos siempre implica cierto nivel de riesgo. No hay garantía de que regreses a casa a salvo. Cuando sales a protestar, vas preparado con un casco y una mascarilla para protegerte de los gases lacrimógenos. Pero no hay forma de protegerse de los cañones disparados por los Carabineros”, ilustró Gatica, junto con datos del INDH y Amnistía Internacional, que han documentado los ataques por parte de agentes policiales.

Puedes leer la columna publicada en la revista TIME aquí.